Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un koala herido descansa en una canasta de lavado en el Kangaroo Island Wildlife Park en la región de Parndana (Australia), el 8 de enero.
Un koala herido descansa en una canasta de lavado en el Kangaroo Island Wildlife Park en la región de Parndana (Australia), el 8 de enero. GETTY

1.000 millones de animales calcinados

10 fotos

Los incendios en Australia no cesan. Han ardido ya alrededor de 10,3 millones de hectáreas, un área superior al territorio de Portugal. El fuego supone un grave golpe a su biodiversidad y ha causado ya la muerte de 1.000 millones de animales, según una estimación del ecólogo Christopher Dickman

  • Un koala huye de un incendio forestal en la isla Canguro el 9 de enero.
    1Un koala huye de un incendio forestal en la isla Canguro el 9 de enero. REUTERS
  • Un cuidador voluntario alimenta a un koala joey herido en la isla Canguro, donde han muerto 50.000 marsupiales. Según WWF en 2050 podrían desaparecer los koalas en el Estado de Nueva Gales del Sur.
    2Un cuidador voluntario alimenta a un koala joey herido en la isla Canguro, donde han muerto 50.000 marsupiales. Según WWF en 2050 podrían desaparecer los koalas en el Estado de Nueva Gales del Sur. GETTY
  • Las ovejas se abren camino por terrenos calcinados cerca de Bega, en el Estado de Nueva Gales del Sur, el 8 de enero. No solo la vida salvaje se ha visto diezmada por los fuegos, han muerto 100.000 cabezas de ganado por culpa de los incendios, según la Federación Nacional de Agricultores.
    3Las ovejas se abren camino por terrenos calcinados cerca de Bega, en el Estado de Nueva Gales del Sur, el 8 de enero. No solo la vida salvaje se ha visto diezmada por los fuegos, han muerto 100.000 cabezas de ganado por culpa de los incendios, según la Federación Nacional de Agricultores. REUTERS
  • Unas vacas cercadas por un incendio forestal el pasado el 9 de enero en la isla Canguro. Muchos granjeros se han visto obligados a sacrificar a sus animales malheridos por el fuego.
    4Unas vacas cercadas por un incendio forestal el pasado el 9 de enero en la isla Canguro. Muchos granjeros se han visto obligados a sacrificar a sus animales malheridos por el fuego.
  • Un canguro herido con un joey en su bolsa cojea a través de matorrales quemados en Cobargo, el 9 de enero. Asociaciones de todo el mundo están tejiendo guantes y bolsas de tela para los marsupiales heridos o huérfanos.
    5Un canguro herido con un joey en su bolsa cojea a través de matorrales quemados en Cobargo, el 9 de enero. Asociaciones de todo el mundo están tejiendo guantes y bolsas de tela para los marsupiales heridos o huérfanos. REUTERS
  • Esta foto tomada el 8 de enero muestra un canguro muerto en una granja después de los incendios forestales en Batlow, en Nueva Gales del Sur. En Australia, el 80% de la fauna es endémica, lo que aumenta la gravedad de los incendios forestales.
    6Esta foto tomada el 8 de enero muestra un canguro muerto en una granja después de los incendios forestales en Batlow, en Nueva Gales del Sur. En Australia, el 80% de la fauna es endémica, lo que aumenta la gravedad de los incendios forestales. AFP
  • Una zarigüeya de cola de matorral es atendida por voluntarios de Wires, en Merimbula el 9 de enero. Muchas especies que se entierran para salvarse de las llamas, como roedores y reptiles, reemergen en áreas devastadas donde no encuentran alimento y son víctimas de los depredadores.
    7Una zarigüeya de cola de matorral es atendida por voluntarios de Wires, en Merimbula el 9 de enero. Muchas especies que se entierran para salvarse de las llamas, como roedores y reptiles, reemergen en áreas devastadas donde no encuentran alimento y son víctimas de los depredadores. REUTERS
  • Esqueleto de un canguro en una granja después de los incendios forestales en Batlow, en el Estado australiano de Nueva Gales del Sur, el pasado 8 de enero.
    8Esqueleto de un canguro en una granja después de los incendios forestales en Batlow, en el Estado australiano de Nueva Gales del Sur, el pasado 8 de enero. AFP
  • Una res muerta en una granja después de incendios forestales en Batlow, en el Estado australiano de Nueva Gales del Sur el 8 de enero. Miles de voluntarios se han volcado para ayudar a los animales de su entorno y dejan agua y alimento a su alcance o los transportan a los hospitales.
    9Una res muerta en una granja después de incendios forestales en Batlow, en el Estado australiano de Nueva Gales del Sur el 8 de enero. Miles de voluntarios se han volcado para ayudar a los animales de su entorno y dejan agua y alimento a su alcance o los transportan a los hospitales. AFP
  • Un koala muerto en un claro de un eucaliptal en la zona de Blue Gum, en la isla Canguro. Los expertos creen que este marsupial habrá desaparecido hacia 2050 en el Estado de Nueva Gales del Sur.
    10Un koala muerto en un claro de un eucaliptal en la zona de Blue Gum, en la isla Canguro. Los expertos creen que este marsupial habrá desaparecido hacia 2050 en el Estado de Nueva Gales del Sur. GETTY