Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Supermartes

El único propósito que me impongo en 2020 es dejar de fumar, porque nunca he fumado

Celebración de fin de año en la Puerta del Sol.
Celebración de fin de año en la Puerta del Sol. EFE

Llevo mínimo tres años pagando un gimnasio sin pisarlo porque el lunes vuelvo seguro y no voy a pagar otra matrícula a lo tonto. Otros dos años largos llevo con el wifi dando por saco sin llamar al técnico porque si lo apago y lo enciendo dos veces tira otro rato y nunca puedo estar en casa si tienen que arreglarlo. Década y media llevo fregando a mano porque el lavaplatos no aclara y vale más arreglarlo que comprar otro, pero me da pena tirarlo. Veinte años uno tras otro llevo con los cuadros en el suelo porque no veo dónde colgarlos y cuando lo veo no puedo. Miedo me da abrir las cartas del banco al sacar del buzón meses de correo, así que las tiro cerradas porque si hubiera sido cosa de embargarme ya me hubieran embargado. Y así con todo.

La intendencia, la logística, las gestiones, la grasa de la vida se me va acumulando en la casa, el coche, los bolsos y las venas hasta rebosarlas y ahogarme en medio vaso de agua. Como tantos, supongo. Después del examen de conciencia podría hacer propósito de enmienda ahora que empieza el año. Pero cuando se llevan los suficientes Años Nuevos a la chepa, una sabe que los grandes cambios en la vida tienen más que ver con las hostias que te da la misma que con la propia voluntad, por muy de hierro que parezca. Duelos, divorcios, diluvios, esos sí te zarandean. Como que de mis dos grandes limpiezas de trastos se encargaron dos tormentas que me anegaron el sótano. Eso sí, cuando noto el agua al cuello, saco genio, figura y medio cuerpo a flote hasta la próxima debacle. Total, que como no es cosa de atraer desgracias y conviene ser realista, el único propósito que me impongo en 2020 es dejar de fumar, porque nunca he fumado, y espérate tú que con el bajón de estrógenos no empiece. Por lo demás, el lunes compro un lavavajillas, cambio el wifi, cuelgo los cuadros y voy al gimnasio. Bueno, el martes, que el lunes es Reyes y estará cerrado.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >