Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los niños que aprendieron a pedir a la fuerza

Los niños que aprendieron a pedir a la fuerza

11 fotos

En Senegal hay 100.000 niños que mendigan por las calles bajo la amenaza o los abusos de adultos que los maltratan e incluso encadenan y el Gobierno no hace los suficientes esfuerzos para combatir esta lacra

  • En Senegal hay 100.000 niños que mendigan por las calles de ciudades como Saint Louis o Dakar bajo la amenaza o los abusos de adultos que los maltratan e incluso encadenan y el Gobierno no hace los suficientes esfuerzos para combatir esta lacra. En la imagen, un grupo de estos niños estudian en un daara -escuela coránica- en Diourbel.
    1En Senegal hay 100.000 niños que mendigan por las calles de ciudades como Saint Louis o Dakar bajo la amenaza o los abusos de adultos que los maltratan e incluso encadenan y el Gobierno no hace los suficientes esfuerzos para combatir esta lacra. En la imagen, un grupo de estos niños estudian en un daara -escuela coránica- en Diourbel.
  • El último informe de Human Rights Watch insiste en la inacción del Gobierno senegalés ante los abusos diarios que sufren unos 100.000 talibés. En la imagen, uno de estos niños mendigos cerca de una importante intersección de calles en Dakar.
    2El último informe de Human Rights Watch insiste en la inacción del Gobierno senegalés ante los abusos diarios que sufren unos 100.000 talibés. En la imagen, uno de estos niños mendigos cerca de una importante intersección de calles en Dakar.
  • Un niño talibé mendigando a los conductores de vehículos en Dakar. Múltiples niños le dijeron a Human Rights Watch que su maestro coránico les exigía que regresaran con una cuota específica de dinero cada día.
    3Un niño talibé mendigando a los conductores de vehículos en Dakar. Múltiples niños le dijeron a Human Rights Watch que su maestro coránico les exigía que regresaran con una cuota específica de dinero cada día.
  • Una pintura en la pared de un centro de día para niños dirigido por la ONG Enda Jeunesse Action en Dakar. El texto dice, en francés: "No a la mendicidad infantil".
    4Una pintura en la pared de un centro de día para niños dirigido por la ONG Enda Jeunesse Action en Dakar. El texto dice, en francés: "No a la mendicidad infantil".
  • Un niño talibé mira las tabletas donde los pequeños practican escribiendo versos coránicos en una daara en Dakar, Senegal.
    5Un niño talibé mira las tabletas donde los pequeños practican escribiendo versos coránicos en una daara en Dakar, Senegal.
  • Dos niños talibés en Louga, Senegal, sostienen sus cuencos -que contienen arroz- con los que mendigan. Los niños explicaron que pedían en la calle diariamente por comida y dinero.
    6Dos niños talibés en Louga, Senegal, sostienen sus cuencos -que contienen arroz- con los que mendigan. Los niños explicaron que pedían en la calle diariamente por comida y dinero.
  • Los niños talibés recitan versos del Corán en un daara en Saint Louis, Senegal. Las moscas pululan alrededor de ellos mientras estudian en esteras gastadas, en las que también duermen por la noche. Más de 100 talibés alojados en esta escuela coránica se dedican a pedir dinero y comidas.
    7Los niños talibés recitan versos del Corán en un daara en Saint Louis, Senegal. Las moscas pululan alrededor de ellos mientras estudian en esteras gastadas, en las que también duermen por la noche. Más de 100 talibés alojados en esta escuela coránica se dedican a pedir dinero y comidas.
  • Un niño talibé estudia el Corán en un daara en Touba, Senegal, mientras otro observa. Detrás de ellos hay una tienda de campaña improvisada donde algunos de los pequeños duermen durante la noche, sobre el suelo de tierra.
    8Un niño talibé estudia el Corán en un daara en Touba, Senegal, mientras otro observa. Detrás de ellos hay una tienda de campaña improvisada donde algunos de los pequeños duermen durante la noche, sobre el suelo de tierra.
  • Este niño talibé de ocho años se escapó de su daara en Saint Louis, Senegal, con las cadenas todavía atadas a sus pies en agosto de 2017. Imagen remitida y publicada por la organización Human Rights Watch (HRW) con permiso del Tribunal Superior de Saint Louis.
    9Este niño talibé de ocho años se escapó de su daara en Saint Louis, Senegal, con las cadenas todavía atadas a sus pies en agosto de 2017. Imagen remitida y publicada por la organización Human Rights Watch (HRW) con permiso del Tribunal Superior de Saint Louis.
  • Un grupo de niños talibés en la terraza de la azotea de un daara en Touba, Senegal, que albergaba a más de 100 pequeños en un gran edificio sin terminar, con los suelos sin pavimentar. Por la noche, los críos dormían dentro, apenas cubiertos por unas sábanas, sobre la arena o en la terraza, expuestos a loas picaduras de mosquitos portadores de malaria.
    10Un grupo de niños talibés en la terraza de la azotea de un daara en Touba, Senegal, que albergaba a más de 100 pequeños en un gran edificio sin terminar, con los suelos sin pavimentar. Por la noche, los críos dormían dentro, apenas cubiertos por unas sábanas, sobre la arena o en la terraza, expuestos a loas picaduras de mosquitos portadores de malaria.
  • Un niño talibé en Dakar. Entre 2017 y 2018, Human Rights Watch (HRW) y la senegalesa Plataforma para la Promoción y la Protección de los Derechos Humanos (PPDH) contabilizaron la muerte de 16 de estos menores mendigos.
    11Un niño talibé en Dakar. Entre 2017 y 2018, Human Rights Watch (HRW) y la senegalesa Plataforma para la Promoción y la Protección de los Derechos Humanos (PPDH) contabilizaron la muerte de 16 de estos menores mendigos.