Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ventana efímera

Una ventana efímera
Media Drum World

HAY UNA Groenlandia que solo existe seis semanas al año. Al menos para el hombre. Un mes y medio en verano, cuando el hielo se derrite para abrir paso a barcos como este, que se adentran en la ventana que se abre a uno de los fiordos más grandes del mundo: el Scoresby Sund, llamado así en honor al explorador inglés William Scoresby, el primero en cartografiarlo. No sabemos si entró por la ventana, lo que sí sabemos es que no decidió quedarse. Son pocos los que lo hacen: apenas 500 personas viven en la actualidad en Ittoqqortoormiit, el único asentamiento permanente de esta zona del este de Groenlandia. La goleta de la imagen, la Opal, fue construida en Alemania en 1951 y en su larga historia ha surcado aguas del Báltico, el mar del Norte, el de Barents y el océano Atlántico. Ahora utiliza electricidad y energía eólica para moverse y desde 2013 aloja en sus 33 metros de eslora a turistas deseosos de vivir una auténtica aventura ártica.