Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La anguila eléctrica que puede tumbar un toro

La especie, el depredador bioeléctrico más poderoso del mundo, emite unas descargas de hasta 860 voltios

anguila electrica
Una de las tres especies de anguila eléctrica que ya se conocía, llamada 'Electrophorus electricus'. Getty Images

La anguila eléctrica Electrophorus voltai puede tumbar a un animal del peso de un toro o un cocodrilo. Su modo de defensa es una descarga de hasta 860 voltios que recorre todo su cuerpo de dos metros y medio, lo que equivale a cuatro veces más que la de un enchufe de casa. Así lo describe un estudio del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsonian (Washington) publicado este martes en Nature Biotechnology.

Este animal, de la familia Gymnotidae, se dividió en tres especies (electricus, voltai y varii) que pueblan hoy las aguas del Amazonas hasta los Andes. La primera divergencia ocurrió hace más de siete millones de años, al final del Mioceno y durante el Plioceno, cuando el mundo sufrió divisiones de la escala temporal geológica, mientras se elevaban los Pirineos y se formaba hielo en la Antártida.

Aunque la presencia de los electrocitos en el cráneo de las anguilas Electrophorus electricus se conocía desde hace 250 años, los investigadores han demostrado que ahora se suman a ella dos especies hermanas más fuertes. Una de ellas, la E. voltai, se convierte en el ser vivo bioeléctrico más poderoso del planeta. Su descarga eléctrica es cuatro veces mayor que la de una raya torpedo, que no supera los 220 voltios. Cada una de estas serpientes acuáticas se juntan en familia en un mismo espacio en función de las propiedades del agua. La más potente, muy parecida a la que ya se conocía, vive en ríos bien oxigenados de aguas claras con baja conductividad que fluyen en fondos rocosos o arenosos; la otra, la E. varii, se pasea a 300 metros bajo el nivel del mar en aguas turbias con profundidades fangosas y alta conductividad.

"Estas descargas pueden provocar un entumecimiento doloroso y unas fuertes contracciones musculares"

Para entender el proceso de multiplicación, los científicos han utilizado 107 ejemplares de estos peces y analizado el esqueleto del animal. El estudio concluye que las tres anguilas tienen diferentes cráneos, dentaduras y hasta un 6,5% de diferencia en su ADN. Esa distinción tan evidente se debe, según una hipótesis del estudio, a una especialización ecológica propia de la especie para enfrentar los cambios geológicos de hace siete millones de años. Por otro lado, cada especie emite una descarga distinta. Los investigadores han detectado, gracias a la forma de la onda eléctrica presente en el cuerpo del pez, que las E.voltai, como el nombre indica, son las más potentes con descargas de 860 voltios, seguidas por las E.varii con 572 y las E.electricus con 480. Carlos de Santana, uno de los autores del estudio, asegura que estos animales no suponen una amenaza mortal para los humanos ya que la descarga no supera los tres segundos, pero sí "que pueden provocar un entumecimiento doloroso y unas fuertes contracciones musculares", precisa. 

Las protagonistas de avances científicos e históricos

El autor recuerda también que estos peces eléctricos han hecho avanzar la ciencia. Fueron esas anguilas las que, en 1799, inspiraron a Alessandro Volta para diseñar la primera batería de voltios de corriente constante. El tratamiento de enfermedades neurodegenerativas encontró en esos animales acuáticos una fuente de acetilcolinesterasa (enzima que se encuentra en los tejidos nerviosos y los glóbulos rojos). Esas características curiosas de las anguilas ayudaron también a desarrollar una batería de hidrogel para alimentar implantes médicos. "La comparación de los genomas de las tres especies de anguilas eléctricas producirá avances adicionales hacia los orígenes, las estructuras subyacentes responsables de la generación y el nacimiento de descargas eléctricas de alto voltaje", concluye el experto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información