Ben Affleck

Ben Affleck, un año sin alcohol y un cumpleaños a medio gas

Tras su paso por rehabilitación y apartado de los focos, el intérprete celebró su aniversario rodeado de sus hijos pero sin sus parejas o exparejas cerca

Ben Affleck, el 28 de agosto en Los Ángeles, California.
Ben Affleck, el 28 de agosto en Los Ángeles, California.Bauer-Griffin / GC Images

Más información

Ben Affleck vive fuera del foco. La estrella de cine, actor, director y productor, está hoy más apagada y alejada de los flashes que nunca, pero por voluntad propia. Son los últimos días de lo que se prevé como un retorno a lo grande, pero para el que Affleck ha decidido dar un paso atrás y tomar carrerilla.

A mediados de agosto el ganador del Oscar cumplía 47 años. Lo celebraba el pasado fin de semana, pero solo a medio gas. No hay imágenes de él. Pero como han contado varios testigos lo disfrutó con sus hijos, pero sin la madre de ellos. Violet, de 13 años; Seraphina, de 10; y Samuel, de siete, acudían a cenar con su padre, pero su exmujer, la también actriz Jennifer Garner, con quien siempre ha presumido de mantener una relación excelente, prefería quedarse al margen. Padre e hijos festejaron el día —aunque con más de una semana de retraso— con una tarta gigante en el mismo restaurante de Los Ángeles (California) donde llevan celebrándolo los últimos tres años, según han contado quienes estuvieron cerca a varios medios estadounidenses. Pero ni exesposas ni posibles parejas del intérprete de Pearl Harbour estuvieron con ellos.

Ben Affleck y Jennifer Garner llevan ya un año divorciados. Después de diez años casados y un largo período separados —a causa de una infidelidad, como se supo después— llegaron a un acuerdo de divorcio a finales del pasado mes de agosto. No fue fácil. Llevaban gestionándolo desde abril de 2017, cuando ya llevaban dos años de una larga separación, y tardaron otros 16 meses en lograr ponerse de acuerdo. En el camino también intervino el alcoholismo del actor, que le llevó a pasar por una clínica de desintoxicación.

Ben Affleck y sus hijos Samuel y Violet, el pasado fin de semana en California.
Ben Affleck y sus hijos Samuel y Violet, el pasado fin de semana en California.GTRESONLINE

Además de un año divorciado, Affleck cumple también doce meses sobrio. Garner, aunque ahora apartada del foco, ha sido uno de los principales apoyos de su exmarido durante este tiempo, como reconocen fuentes cercanas al matrimonio, que explican que ella ha sido "su roca". Ella fue quien le incitó a pasar por rehabilitación, nada menos que tres veces, ya estuvieran casados como separados, y quien  todavía sigue acompañándole a algunas sesiones. Pero ella, claro, también tuvo sus límites. "Se ha cansado de ser su niñera", afirmaba una publicación estadounidense a finales del pasado mes de agosto, cuando el actor dio el paso definitivo que le mantendría sobrio hasta ahora.

Él siempre ha alabado a Garner, en todo momento. "Es una madre increíble, toda una señora. Capaz de ser madre, ir a trabajar, hacer películas, volver a casa y hacer tres veces lo que yo hago", reconocía a este diario. Tras tener a sus hijos y pese a lo que parecía un exitoso futuro, decidió ralentizar su carrera y volvió con fuerza en 2015: desde entonces ha rodado nueve series y películas y prepara otras tres.

Aunque nació en California, con tres años Affleck y su familia —Casey, hermano menor de la estrella, también es actor— se mudaron a Cambridge, Massachussets, cerca de Boston. Con nueve años obtuvo su primer papel, y su gran explosión llegó a finales de los noventa y primeros de los 2000. Poco después decidió centrarse en sus tareas como director, y también formó su familia. Él mismo ha contado que el alcohol es algo implícito en él. "No me molesta hablar sobre el alcoholismo y ser un alcohólico", explicaba en marzo en una entrevista en televisión. "Es parte de mi vida. Es algo con lo que trato a diario. No tiene que ser mi identidad completa, pero es algo en lo que sabes que tienes que trabajar". Dejó el tabaco cuando nació su primera hija, pero no ocurrió igual con esta sustancia de la que ahora afirma mantenerse alejado. 

A finales del pasado agosto Affleck acabó su matrimonio y empezó la que, hasta el momento, parece su cura definitiva. "Hollywood ha pasado factura a mis dos hijos. Es un sitio desagradable. Creo que ha tenido un gran impacto en el alcoholismo de Ben", reconocía Timothy Affleck, padre del artista. Parece que la estrella, sin embargo, ve la luz al final del túnel. Como actor, tiene una película a punto de estreno —Jay and Silent Bob, dirigida por Kevin Smith—, otras cuatro listas y un par más anunciadas. En algunas de ellas será, además, productor, y prepara dos más como director. Parece que la época más oscura de Affleck está a punto de acabar.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50