Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La honra

PP y Ciudadanos le echan la culpa de todo a su socio más débil, pero en realidad son ambos, sobre todo el segundo, los culpables

El candidato a la presidencia de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras, acompañado por el secretario general de PP, Teodoro García Egea,  en Cartagena.
El candidato a la presidencia de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras, acompañado por el secretario general de PP, Teodoro García Egea, en Cartagena. EFE

Al final, Vox fue capaz de tumbar la investidura del candidato del PP a la presidencia de Murcia. Ya lo dijo Méndez Núñez a mediados del siglo XIX: “Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra”. Este lema, que gustará a Abascal tanto como a —mal que le pese al PP— muchos de sus votantes, parece haber prevalecido sobre el reparto de sillones. No hace falta que explique aquí que la ideología de Vox está en las más estrictas, oceánicas y hasta extraterrestres antípodas de mi pensamiento. Eso ya lo saben ustedes, y sin embargo, desde un punto de vista objetivo, creo que llevan razón. Firmar un contrato es un acto muy sencillo, en el que cada parte entrega algo a cambio de recibir algo. Cuando una de las partes incumple un contrato, se produce una estafa que invalida el acuerdo original. Y si no se firma nada, no existe el derecho a reclamar nada. Estas condiciones, que cualquiera comprende en el caso de la compraventa de un piso o un contrato laboral, explican el fiasco murciano e incrementan el ridículo de los presuntos agraviados por la actitud de Vox. PP y Ciudadanos le echan la culpa de todo a su socio más débil, pero en realidad son ambos, sobre todo el segundo, los culpables. El PP firma pactos que después incumple, como en el Ayuntamiento de Madrid, pero Ciudadanos riza el rizo y aplica sistemáticamente el truco del almendruco: dame la mitad de todo aunque yo no te dé nada, porque si no, gobernará la izquierda. Vox tiene derecho a decir y a mí, ¿qué?, si gobierna la izquierda, será por tu culpa, y de nuevo llevará razón. Ahora hace falta saber hasta cuándo, o más bien, hasta dónde llegará este pulso. Tal vez los barcos de la Comunidad de Madrid, que son más grandes que los murcianos, valgan más que la honra de Vox. Tampoco me extrañaría.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >