Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Comparamos cinco cámaras de videovigilancia económicas para el hogar

Estos modelos garantizan la protección de tu vivienda mientras estés ausente. Para controlarlos sólo necesitas el teléfono móvil y una conexión a Internet

La cámara de videovigilancia TP-Link KC120.
La cámara de videovigilancia TP-Link KC120.

Aunque nadie está libre de sufrir un robo en su hogar, entre los meses de junio y septiembre  el número de hurtos aumenta un 6,7%, según apunta la compañía aseguradora Mapfre que, por otro lado, señala que en España se producen anualmente más de 150.000 robos en viviendas.

Además de contratar una alarma, es posible optar por otras alternativas como instalar una cámara de videovigilancia que podemos controlar nosotros mismos desde el smartphone. Y es que todos los modelos incluyen su propia aplicación —tanto para Android como para iOS— para conectarse a la cámara en remoto, ver lo que sucede y configurar las notificaciones y avisos.

¿Qué modelos hemos probado?

Esta selección incluye cinco modelos con un presupuesto máximo de 135 euros. En concreto, se trata de: D-Link DCS-8515LH (con una valoración de 8,75), EZVIZ C3A (8), HoneyWell C1 (8,5), TP-Link KC120 (8,75) y Xiaomi Mi Home Security Camera 360º (8,5).

Cada uno de ellos ha sido analizado y probado a partir de los siguientes criterios:

- Construcción: la calidad de los materiales de la cámara de videovigilancia es importante para garantizar su máxima durabilidad y justificar así la inversión realizada.

- Ángulo de visión: cuanto mayor sea el campo de visión mucho mejor.

- Calidad de la imagen: ¿Cuál es su resolución? ¿Cómo se aprecian las imágenes durante el día y la noche? Si la grabación es fluida, nivel de detalle, luminosidad…

- Configuración: tanto el proceso de instalación de la videocámara como su configuración (a través de la aplicación de su fabricante) dentro de la red Wi-Fi de la vivienda tiene que ser sencilla y debe completarse en el menor tiempo posible. Los usuarios menos experimentados lo agradecerán de manera especial.

- Rendimiento: si la videocámara cumple con su funcionalidad, envía las notificaciones que correspondan cuando detecta movimiento o sonido en la habitación, etc.

Así las hemos probado

Durante al menos una semana hemos puesto a prueba cada una de estas cámaras de videovigilancia doméstica. Esto nos ha permitido comprobar cómo es su proceso de configuración, la calidad de imagen que ofrecen o la posibilidad de controlarlas desde la distancia. También cómo son y la rapidez de los avisos y las notificaciones recibidas si se detectaba movimiento o sonido.

En esta ocasión, la comparativa ha dejado un empate técnico entre las cámaras TP-Link KC120 y D-Link DCS-8515LH, que han obtenido una valoración media de 8,75 puntos. Ambas ofrecen un equilibrio óptimo a nivel de diseño, prestaciones, facilidad de uso y relación calidad-precio.

TP-Link KC120: nuestra elección

Comparamos cinco cámaras de videovigilancia económicas para el hogar

Con un ángulo de visión de 130º, su diseño incluye tres partes: una peana que sirve de base, una estructura vertical que puede moverse ligeramente y un cabezal que incorpora el sensor de imagen, y un LED de notificación. Funciona a través de un adaptador de corriente y puede colocarse sobre un mueble o fijarla a la pared con el accesorio que viene en su caja.

Para configurar la cámara e integrarla en la red Wi-Fi de casa —admite las frecuencias 2.4 y 5 GHz— hay que descargarse la aplicación Kasa Smart que se encuentra disponible tanto para dispositivos Android como iOS. El funcionamiento de la app es sencillo e intuitivo, y sus posibilidades diversas: vídeo en directo, opción para aplicar zoom, recibir notificaciones en el caso de que la cámara detecte movimiento o sonido, programar grabaciones o delimitar zonas de actividad dentro de una imagen. Al integrar audio bidireccional, esto nos permite comunicarnos con las personas que veamos a través de la cámara de videovigilancia desde el teléfono móvil.

Graba a una calidad de 1.080p hasta 30 fps con buenos resultados. La luminosidad de la escena, la nitidez y la reproducción de los colores sorprenden positivamente y, si activamos la función de visión nocturna, también cumple con las expectativas. A nivel de seguridad, los vídeos son cifrados con el estándar AES de 128 bits bajo los protocolos SSL/TLS.

Al ser una cámara cloud, los vídeos que graba se almacenan en la nube gratuitamente hasta dos días para visualizarlos, descárgalos o compartirlos. Además, es compatible con asistentes inteligentes, permitiendo transmitir el vídeo en directo a pantallas compatibles con Alexa y Google Assistant, como Fire TV de Amazon o Google Chromecast.

Compra por 74,99€ en Amazon

D-Link DCS-8515LH: la aspirante

Comparamos cinco cámaras de videovigilancia económicas para el hogar

Su diseño llama la atención e incorpora una lente con movimiento horizontal y vertical motorizada gracias a la cual el área que controla es mucho mayor. Además, este movimiento permite lo que la firma denomina Motion Tracking: detecta movimiento, se inclina y sigue al sujeto. Con ángulos de visión de 340º en horizontal y de 105º en vertical, también es compatible con Amazon Alexa y Google Assistant.

Como suele ser habitual en esta clase de dispositivos, recibimos notificaciones push en el teléfono cuando los sensores (tanto de movimiento como de sonido) detectan que sucede algo. Cuando la videocámara inicia la grabación (calidad 720p), este material puede almacenarse en una tarjeta microSD, aunque también hay un servicio con acceso a la nube que ofrece dos tipos de suscripciones: una gratuita y otra de pago, en función de nuestras necesidades; los vídeos pueden descargarse tanto en el smartphone como en la tableta.

La videocámara DCS-8515LH cuenta, por otro lado, con visión nocturna (alcance de cinco metros), función de zoom y micrófono, además de altavoz incorporados. Funciona con una aplicación gratuita para Android e iOS completamente configurable.

Compra por 115,43€ en Amazon

Xiaomi Mi Home Security Camera 360º: mejor relación calidad-precio

Comparamos cinco cámaras de videovigilancia económicas para el hogar

Está disponible en dos versiones, una que tiene resolución de 720 píxeles —que ya tuvimos ocasión de analizar en El País Escaparate hace unos meses— y el modelo que ahora nos ocupa y cuya resolución es 1.080p. Con un diseño a prueba de golpes, incorpora un doble motor que le permite ampliar su ángulo de visión: 360º en horizontal y 96º en vertical.

Teniendo en cuenta el precio que hay que pagar por ella, su calidad sorprende positivamente. Cuenta para ello, entre otras características, con una lente de 2 megapíxeles de resolución y un iluminador de infrarrojos con ocho bombillas que en la oscuridad logra resultados bastante buenos. Por otro lado, y a diferencia de otros de los modelos de esta comparativa, emplea tecnología de codificación de vídeo H.265: una de sus ventajas es que el uso del ancho de banda se reduce en un 50%.

Los dispositivos para el hogar de Xiaomi se configuran y controlan a través de la aplicación Mi Home. Como cada paso es guiado todo es sencillo. Una de sus opciones es recibir en el teléfono un aviso en caso de detectar alguna presencia; en este instante, la cámara comienza a grabar un clip de 10 segundos de duración. Emplea, por otro lado, inteligencia artificial y esto le permite al aparato decidir si es necesario o no mandar una alerta ante posibles incidencias.

Los vídeos se pueden almacenar en una tarjeta microSD de hasta 64 GB de capacidad, aunque existe otra alternativa. Si en casa contamos con algún dispositivo de red o un router que tenga capacidad para almacenar podríamos usarlo a modo de copia de seguridad. La velocidad de reproducción es seleccionable (2x, 4x o 16x) y sus opciones de colocación son diversas: sobre una mesa, la pared, una ventana o el techo.

Compra por 35,97€ en Amazon

HoneyWell C1

Comparamos cinco cámaras de videovigilancia económicas para el hogar

Lista para colocarse sobre una superficie lisa (la base está imantada) o en la pared, no tiene un diseño giratorio; sin embargo, lo compensa con un campo visual de 135º. Para configurarla e integrarla en la Wi-Fi de casa (sólo es compatible con redes inalámbricas 2.4 GHz) es indispensable descargarse la aplicación Honeywell Home.

Para Android e iOS, incluye una funcionalidad que llama la atención: se llama geofencing y gracias a ella nuestra ubicación queda registrada, de modo que la videocámara permanece encendida si no estamos en casa (modo Ausente) y se apaga cuando entramos por la puerta. Asimismo, existe la posibilidad de ajustar hasta dos zonas de alerta. ¿Qué significa esto? Que la videocámara ignora determinados movimientos de fondo que de otro modo sólo servirían para recibir notificaciones falsas. Incluso cuenta con un sistema especial que le permite detectar ruidos específicos como una alarma de humo.

Aunque graba a 720p y no a 1.080p, la calidad del vídeo es bastante buena a pesar de que se aprecia un ligero retardo. Por su parte, el modo nocturno —con un rango de visión de cinco metros— es mejorable. También se podría haber ampliado la duración de los vídeos, de 30 segundos: están ordenados de manera cronológica y se pueden descargar en el móvil. Este modelo incluye una tarjeta microSD de 8 GB de capacidad y de manera complementaria contamos con un servicio de almacenamiento en la nube gratuito, que nos permite consultar y descargar los vídeos de las últimas 24 horas.

Compra por 91,76€ en Amazon

Ezviz C3A

Comparamos cinco cámaras de videovigilancia económicas para el hogar
Comparamos cinco cámaras de videovigilancia económicas para el hogar

No sólo se puede utilizar en espacios interiores sino también en exteriores gracias a su certificación IP65: se trata de una norma que certifica su resistencia al mal tiempo, la humedad y las temperaturas que son demasiado altas (hasta 45º) y bajas (-25º). De dimensiones compactas —56,02 x 70,02 x 92,09 milímetros— y con un peso de 215 gramos, luce un diseño en color blanco futurista y prescinde de cualquier cable ya que funciona a través de la red Wi-Fi doméstica (sólo con la banda 2.4 GHz). Incorpora para ello una batería de 5.500 mAh de capacidad (es extraíble) y el fabricante promete una autonomía de hasta tres meses. Su instalación es muy sencilla e incluye un soporte que se adhiere al dispositivo y deja libre la otra cara para acoplarla a la pared (los tornillos y los tacos se incluyen en la caja).

Con un ángulo de visión de 126º, graba imágenes a una resolución de 1.080p y sus características incluyen función de reducción del ruido digital (que mejora la calidad) y tecnología WDR para mayor luminosidad. Además, dispone de visión nocturna, micrófono, audio bidireccional y sistema de detección de movimiento que al activarse envía una alerta al teléfono.

Hay que instalarse la app EZVIZ (compatible tanto con iOS como Android) y vincular la C3A con el smartphone escaneando el código que viene. La primera vez que nos descargamos la aplicación —y como suele ser habitual en este tipo de dispositivos— debemos crearnos una cuenta de usuario y completar un breve proceso de registro. Su configuración no ha presentado ningún problema. Al incorporar una ranura para tarjetas microSD de hasta 128 GB de tamaño podemos registrar directamente todas las grabaciones realizadas. También existe una opción para hacerlo en la nube del fabricante.

Compra por 137€ en PcComponentes

¿Por qué debes confiar en mí?

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes… No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 25 de junio de 2019.

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información