Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona acogerá el superordenador europeo más veloz

Europa destina 100 millones al Centro Nacional de Computación, su mayor aportación a una infraestructura de investigación española

El BSC ha construido un edificio anexo a la capilla que acoge el MareNostrum IV.
El BSC ha construido un edificio anexo a la capilla que acoge el MareNostrum IV. EL PAÍS

La Comisión Europea anunció este viernes que subvencionará con 100 millones la mitad del coste del nuevo supercomputador que Barcelona acogerá a finales de 2020. Es la mayor inversión europea en España en una infraestructura de investigación. A través de un consorcio con Portugal, Turquía y Croacia, el Barcelona Supercomputing Center (BSC) gestionará una máquina 17 veces más veloz que la actual para “competir con Estados Unidos, Japón y China”, afirmó el ministro de Ciencia en funciones, Pedro Duque.

El superordenador será capaz de ejecutar 200.000 billones de operaciones por segundo

Los superordenadores son las grandes calculadoras de la ciencia. Ejecutan secuencias de operaciones que un computador personal tardaría hasta años en resolver. La nueva máquina, MareNostrum V, procesará 200.000 billones de operaciones por segundo. Estará a disposición de los equipos de investigación de toda Europa y será crucial para descubrimientos en ámbitos como la inteligencia artificial, los nuevos materiales o la lucha contra el cáncer y el VIH.

El investigador de IGTP-IrsiCaixa, Julià Blanco, ha trabajado con el BSC en la investigación de una vacuna contra el Sida. “El virus es muy variable y sin el superordenador sería imposible probar las miles y miles de variaciones de proteínas que necesitamos”, cuenta. Su equipo también necesita el computador para un nuevo proyecto de vacunas personalizadas contra el cáncer: “Secuenciamos el genoma del paciente para ver las diferencias entre las células sanas y las malignas. Necesitamos rapidez porque de ella depende la vida del paciente”.

MareNostrum V servirá para mejorar los tratamientos de cáncer y el VIH

Por primera vez la Comisión ha decidido invertir en una red propia de supercomputadores. “Nuestros investigadores podrán procesar sus datos dentro de la Unión Europea, no fuera”, afirmó el vicepresidente para el Mercado Único Digital, Andrus Ansip, en unos tiempos en que los gobiernos son sensibles a poseer el control de sus propios datos. Toda la operación, junto a las aportaciones de los estados, supone una inversión de 840 millones. En España, el Gobierno y la Generalitat compartirán gastos —otros 100 millones— con Portugal, Turquía y Croacia. Irlanda se está planteando su colaboración.

MareNostrum, el superordenador más potente de España
MareNostrum, el superordenador más potente de España

Italia y Finlandia también tendrán un ordenador como el de Barcelona. Otros cinco países recibirán financiación para comprar máquinas de menor velocidad (4.000 billones de operaciones por segundo). Son Bulgaria, República Checa, Luxemburgo, Portugal y Eslovenia. Las infraestructuras se agruparán en una sola red, EuroHPC. Los investigadores los estados miembros podrán optar a utilizar horas de computación.

Barcelona podrá asumir más proyectos. “Será más potente y necesitaremos una fracción más pequeña del superordenador”, explica Xavier Luri, investigador de la UB. La sonda espacial Gaia lleva desde 2013 recogiendo imágenes de las estrellas de la Vía Láctea. El equipo Luri las procesa en el MareNostrum IV para construir el primer mapa en tres dimensiones de la galaxia. Tratar las fotografías del satélite requiere la resolución de ecuaciones con miles de millones de incógnitas y almacenar hasta un millón de gigabytes.

El BSC, Centro Nacional de Computación, reivindica su condición de centro de investigación más allá de la gestión del superordenador. El BSC ha triplicado en diez años su plantilla hasta contar con casi 600 científicos, un 32% extranjeros. Los tres últimos años ha conseguido cuadriplicar el presupuesto ordinario de unos siete millones de euros anuales aportado por el Gobierno y la Generalitat, mayoritariamente a través de concursos europeos, pero también con acuerdos con empresas como CaixaBank, Aigües de Barcelona, Seat o Iberdrola.

Un nuevo edificio

La UPC es patrona del BSC y desde 2005 le ofrece espacio en varios de sus edificios. El actual supercomputador está en un espacio de 160 metros cuadrados que pronto quedarán pequeños. El centro está ultimando la construcción de un edificio contiguo, de 700 metros, diseñado por Jordi Badia, del estudio BAAS. El MareNostrum IV está dentro de una antigua capilla. La espiritualidad de su imagen —más allá del ruido de los ventiladores— no se perderá. Un paso elevado cubierto conectará el edificio desacralizado con el nuevo. El ordenador estará repartido en ambos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información