Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruzar un país a pie: cuatro rutas para senderistas de largo recorrido

Como decía Faulkner, un país solo se descubre con la suela de los zapatos. Aquí van cuatro rutas senderistas tan exigentes como bellas que permiten cruzar países enteros o territorios bien definidos

Jordan Trail (Jordania)

El Jordan Trail es un sendero de largo recorrido que atraviesa el país de norte a sur. En total, 650 kilómetros señalizados desde Um Qais hasta Aqaba atravesando diversas regiones, desde bosques de encinas a campos de olivos, desde desiertos de piedra volcánica a las fértiles tierras del valle del Jordan o las cristalinas aguas del mar Rojo. Una manera perfecta de descubrir que Jordania es mucho más que Petra, camellos y beduinos. Si quieres hacerlo completo te llevará unas 40 jornadas; pero casi nadie (por no decir nadie) lo hace así. El Jordan Trail está pensado para hacerlo por etapas independientes de dos o tres días de duración, ya que cada una de ellas empieza y acaba en alguno de los 52 pueblos y ciudades que atraviesa, que son además donde se pernocta porque no hay albergues exclusivos de caminantes. Algunas de las etapas más recomendables son la de Um Qais a Ajloun (80 km), pasando por el lago Tiberíades. O la de Ajloun a Fuheis (61 km), por los castillos omeyas del desierto. En la de Fuheis a Wadi Zarqa Main (75 km) se pasa por Carakale, la cervecería artesanal más famosa de Jordania (ya dije que este sendero depara muchas y desconocidas sorpresas del país). Otra de las más demandadas es la que va de Petra al Wadi Rum, 90,6 kilómetros a pie entre los dos hitos turísticos de Jordania. Los meses más idóneos para hacerlo son octubre y noviembre. Se desaconseja el verano y el periodo de Ramadán ya que algunos servicios, incluidos el transporte público y muchas tiendas, pueden estar cerrados o con servicios mínimos.


Más información: http://www.jordantrail.org/

Camino de Nidaros (Noruega)

Cruzar un país a pie: cuatro rutas para senderistas de largo recorrido

En el año 1030 rey Olav Haraldsson regresó a su Noruega natal para cristianizarla y reclamar el trono. Murió en batalla y fue enterrado en Nidaros (la actual Trondheim). Durante toda la Edad Media el camino que hizo el monarca y sus huestes entre Suecia y Noruega se convirtió en una ruta de peregrinación de fieles que iban a rezar y rendir homenaje a su tumba. Es lo que hoy conocemos como Camino de Nidaros o de St Olav, una de las mejores excusas para atravesar Escandinavia a pie por parajes de ensueño. El tramo noruego, que es el que está mejor señalizado y promocionado tiene 187 km. Comienza en Selånger, a las afueras de Sundsvall, y termina en la catedral de Trondheim. En Munkeby, en el municipio de Levanger, el camino se divide en dos. Se puede optar por la ruta interior, que atraviesa los densos y bellos bosques de Trøndelag aprovechando sendas y caminos forestales, pero en el que hay muy pocos servicios en ruta para comprar comida y alojarse. O por la ruta de la costa, que va por el litoral del fiordo de Trondheim mayoritariamente por carreteras de asfalto, pero mucho mejor dotada de servicios. En general conviene avisar de que esta es una ruta más salvaje por ejemplo que el Camino de Santiago. En algunas jornadas no se ve un alma y los avituallamientos escasean; hay que prever siempre comida para dos o tres días y tienda de campaña, aunque otros finales de etapa son en camping e incluso hoteles de montaña que disponen de cabañas con cocina, ducha caliente y capacidad para 4 personas El clima también es peculiar, en pleno verano pueden aparecer días en los que la temperatura apenas suba de 5 grados por lo que hay que llevar ropa acorde. Si no quieres hacerlo entero, algunas etapas recomendables son la de Jevnaker-Granavollen; la que recorre el valle de Gudbransdalen por el lago Mjøsa; la que atraviesa el Parque Nacional del Dovre y por supuesto, la última, la de llegada a Trondheim. Está muy bien señalizado y además hay varias Apps para el móvil con el recorrido marcado por GPS.


Más información del camino en Noruega: http://pilegrimsleden.no/en/
Mapas y descripciones de las etapas en Suecia www.stolavsleden.com

Transpirenaica (España)

Cruzar un país a pie: cuatro rutas para senderistas de largo recorrido

De las muchas rutas senderistas que existen en España (los caminos a Santiago, por ejemplo), la más salvaje, bella y montañosa es la Transpirenaica. Esta cruza los Pirineos por su vertiente sur y de mar a mar (entre el cabo Higuer en el Cantábrico hasta el cabo de Creus, en el Mediterráneo o viceversa) siguiendo las señales blancas y rojas del GR 11. Es una aventura dura a lo largo de 800 kilómetros de cordillera pirenaica y que de hacerla de tirón te puede llevar unos 45 días. Por eso muchos aficionados se la plantean en tramos independientes a lo largo de varias temporadas. La ruta está señalizada en su totalidad por marcas blancas y rojas de los senderos internacionales GR (gran recorrido) y discurre generalmente entre pueblos, refugios o albergues, para que la logística de las pernoctaciones se pueda hacer siempre -o casi siempre- bajo techo y evitar el engorro de tienda de campaña, etc. Aunque es muy recomendable llevar siempre saco y material de vivaqueo por si cae la noche antes de tiempo, se mete una tormenta o cualquier otro imprevisto nos impide llegar al final de etapa previsto. El mayor desafío de la Transpirenaica son los desniveles acumulados. Se pasan muchos puertos de montaña y en ocasiones en una sola jornada hay que salvar hasta 1.600 metros de desnivel. La ruta es también un muestrario de los diversos paisajes y ecosistemas de la cordillera. No tiene nada que ver además las suaves y boscosas colinas del Pirineo navarro con las agrestes barrancas y picos desnudos del macizo central aragonés o los bosques mediterráneos del Pirineo catalán. No es una ruta única: tiene hasta 10 variantes y en determinados puntos permite empalmar con el GR10 francés, que es la misma Transpirenaica, pero por la vertiente norte.


Más información: http://www.senderosgr.es/es/gr-11-senda-pirenaica/

Córcega por el GR20

Cruzar un país a pie: cuatro rutas para senderistas de largo recorrido

Córcega es una isla de perfil quebrado a la que se suele ir más en busca de montaña que de playa. Si quieres hartarte de la primera, plantéate recórrela íntegramente, de norte a sur (o viceversa) por el GR20, uno de los senderos de gran recorrido más famosos de Francia. El GR20 permite atravesar la isla por parajes de interior. Es un sendero duro, sobre todo en su primera mitad. Tiene en total 180 kilómetros y un desnivel acumulado de 22.000 metros. ¡Un auténtico sube y baja, vamos! Por eso solo es recomendable para senderistas entrenados. El tramo sur, a partir de Vizzavona, es más suave. En total son 15/16 etapas que empiezan en el pueblo de Calenzana y termina en Conca. Las dos jornadas más duras son la tercera, de Carozzu a Ascu Stagnu, y la cuarta, de Ascu Stagnu a Tighjettu, en las que se sube hasta a 2.200 metros y hay que pasar zonas muy verticales ayudado por vías ferratas (cables y grapas en la roca). Pero el esfuerzo merece la pena. Las vistas panorámica y el descubrimiento de una isla singular. Pero no pienses que irás solo, el GR20 es muy popular en Francia y lo hacen muchos aficionados, sobre todo en verano. Hay albergues y refugios en cada final de etapa, donde además dan cenas. Pero desde finales de mayo a principios de octubre. Luego queda una parte abierta como refugio de urgencia, pero ya hoy hay vigilante ni comidas.


Más información: http://www.edicionesdesnivel.com/static//pdf/ediciones_desnivel_travesia_corcega.pdf

Cruzar un país a pie: cuatro rutas para senderistas de largo recorrido

Sígueme también en Instagram, Youtube y Twitter. Me puedes escuchar todos los viernes, a las 19.40, con Carles Francino en 'La Ventana', de cadena SER

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información