Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Insta360 One X, la cámara de acción que todo lo ve

Una 'start-up' china ofrece la mejor relación calidad-precio del mercado con una cámara de 360 grados llena de posibilidades para todos los públicos

Insta360 One X
La cámara de acción Insta360 One X en color negro.

El desarrollo de la tecnología ha otorgado al público general posibilidades gráficas que antes estaban solo al alcance de una pequeña élite. Los drones quizá sean la mejor muestra de ello: imágenes que no hace muchos años solo se podían captar alquilando un helicóptero ahora no requieren más que un aparato que se puede adquirir por unos cientos de euros. Y algo parecido sucede con las cámaras de acción, que han popularizado la grabación de espectaculares vídeos cuya producción antes requería un gran —y costoso— despliegue técnico.

La joven start-up china Insta360, que ya había apuntado maneras anteriormente con su pequeña cámara de 360 grados para Android y para iPhone, aúna en la nueva One X lo mejor de las cámaras de acción y las variadas posibilidades que ofrecen las que captan imágenes en todas direcciones. A primera vista, el aparato se caracteriza por sus pequeñas dimensiones y por la facilidad de uso. Pero lo que más llama la atención cuando se utiliza es la definición de los vídeos y de las fotografías que captan sus dos lentes —5,7K y 18 megapíxeles respectivamente— y el magnífico funcionamiento de su sistema de estabilización, que la empresa ha bautizado como FlowState.

Análisis y valoración

Insta360 One X, la cámara de acción que todo lo ve

El hecho de que la Insta360 One X disponga de una definición que supera el 4K permite grabar sin la preocupación de perderse algo importante y, en caso de que no se quiera publicar el vídeo en modo 360 grados, elegir después los ángulos más apropiados para cada escena. O sea que, aunque se trate de una cámara que lo ve todo, resulta sencillo editar los clips de forma que se muestren como un vídeo tradicional en alta definición. De hecho, se puede hacer desde la propia aplicación para móvil, que resulta extraordinariamente intuitiva y fácil de utilizar, o desde el más completo programa de ordenador Insta360 Studio 2019.

Sorprende también el gran rango de posibilidades que ofrece la cámara. Con ella se pueden grabar hyperlapses —en los que las imágenes pasan a una velocidad muy superior a la grabada para crear un efecto de gran velocidad—, escenas en cámara lenta, y lo que la empresa ha bautizado como balas: enganchando la cámara a una correa o al paloselfi de la propia empresa, se puede lanzar el aparato en todas las direcciones para lograr un efecto matrix similar al que se obtendría con una grúa —si se lanza de arriba abajo— o con un dron, cuando se hace girar sobre uno mismo.

En todos los casos, el software de la cámara se encarga de borrar la correa o el palo de forma sorprendentemente efectiva, con lo cual parece que la cámara se mueve por sí sola. Pero el hecho de que el sujeto principal mueva el brazo o se encuentre con él en alto da pistas sobre el truco utilizado para lograr estos efectos. En el caso de las tomas en movimiento, ya sea caminando o realizando algún tipo de deporte, la estabilización resulta muy satisfactoria y permite crear tomas con movimientos extraordinariamente fluidos. Por si fuese poco, las costuras que deja la combinación de las dos imágenes que capta la cámara para crear una sola instantánea de 360 grados son difícilmente apreciables incluso cuando caen en medio de un rostro humano, el momento en el que son más visibles.

FICHA TÉCNICA

Tamaño y peso: 114 mm x 48 mm x 27,6 mm, y 115 gramos (con batería).

Objetivo: Dos lentes que cubren un ángulo de visión de 200 grados con una luminosidad f 2.

Sensor: Sony CMOS de 1/2.3 pulgadas con resolución de vídeo 5,7K a 30 fps. y fotografías de 18 megapíxeles.

Estabilización: Estabilización giroscópica de 6 ejes.

Modos de foto: Fotos estándar 360, fotos cronometradas 360, fotos HDR 360, fotos a intervalos 360, fotos RAW 360.

Modos de vídeo: Vídeo estándar 360, modo de lapso de tiempo, tiempo de viñetas, vídeo HDR, video log 360.

Transmisión en directo: 360 transmisión en vivo, FreeCapture Live.

Velocidad de obturación: 1/8000 segundo a 55 segundos.

Rango ISO: De 100 a 3.200.

Conectividad: Bluetooth 4.0, WiFi 5G, Micro-USB.

Almacenamiento: Externo por tarjeta MicroSD hasta 128GB.

Batería: 1.200 mAh. (5V2A)-

Por otro lado, en el caso de que queramos elegir solo un ángulo de la imagen, basta con utilizar el dedo para determinar los puntos en los que queremos que se centre el clip y el software de la cámara lo hace automáticamente. Además, también es posible pasar de un movimiento ultrarrápido (hyperlapse) a cámara lenta con la función Timeshift. Esto permite centrar la atención en los elementos más importantes y retirarla de los que no lo son. Por ejemplo, se puede acelerar la bajada de alguien que esté esquiando, y mostrar a cámara lenta el momento en el que protagoniza un salto o una pirueta. Eso sí, hay que tener en cuenta que la cámara cuenta con un límite de grabación en 5,7K de 30 minutos.

Los deportistas también disfrutarán de una de las nuevas funciones que han introducido con la última actualización, llamada Stats. Con ella, y siempre que la cámara esté conectada al GPS del móvil, se pueden superponer a la imagen datos como la velocidad a la que se mueve, la altitud, o incluso un mapa con la ubicación. Todo ello resulta sencillo gracias a los menús de la propia aplicación y añade una información que puede ser muy interesante en el caso de competiciones, por ejemplo.

La cámara también se puede operar de forma independiente, sin necesidad de conectarla a un smartphone, pero las funciones a las que se puede acceder desde el menú que aparece en la pequeña pantalla circular del aparato son mucho más limitadas y, básicamente, se limitan a hacer fotografías y a grabar vídeos en sus tres modos diferentes: normal, bala y hyperlapse. El problema es que resulta bastante engorroso modificar la configuración en una pantalla monocroma no táctil tan pequeña, cuyo contenido, además, no se ve muy bien cuando hay mucha luz.

Con aplicación móvil

La aplicación móvil es mucho más completa y recomendable. Ofrece una previsualización de gran calidad, y la transferencia de archivos a través de Wifi funciona correctamente y con rapidez. Pero la conexión entre la cámara y el teléfono podría ser más estable, porque tiende a romperse en cuanto ambos aparatos se alejan un poco, aunque, teóricamente, pueden estar incluso a diez metros de distancia. En cualquier caso, eso no supone que la Insta360 One X deje de grabar, pero sí que se pierda el control sobre ella.

En cuanto a las características de la cámara en modo fotográfico, se agradece el control total de la toma que otorga el modo manual. Permite seleccionar la velocidad de disparo en un generoso rango que va de 1/8000 de segundo a 55 segundos, ideal para exposiciones muy prolongadas. Y también capta fotos con HDR —alto rango dinámico, creado por la superposición de varias imágenes con una exposición diferente para lograr información tanto en altas luces como en sombras—, en las que se permite elegir entre 1 y 4 pasos.

LA COMPETENCIA

- Go Pro Fusion (desde 570 euros): La cámara de acción por antonomasia también ofrece una versión 360, aunque con una resolución ligeramente inferior —5,2K— y una estabilización menor que la de la de Insta360 One X. A cambio, cuenta con resistencia al polvo y al agua.

- Rylo (399 dólares): Es la principal competencia de Insta360 porque comparte muchas características y está en el mismo rango de precio. También cuenta con una buena estabilización de imagen, pero las posibilidades que ofrece son algo más limitadas y la luminosidad de su lente es notablemente inferior (f 2.8 frente a f 2 de la One X).

- Ricoh Theta V (399 euros): Se queda algo corta en resolución —4K—, y carece de controles independientes tan detallados como la One X, pero puede resultar más fácil de utilizar en la retransmisión en directo en 360 grados. El sonido también se graba con efecto de 360 grados.

- Mi Sphere (219,98 euros): Como no podía ser de otra forma, Xiaomi se ha lanzado al mercado con el precio más ajustado y con una cámara con buenas prestaciones que, sin embargo, no alcanza la calidad de imagen de la Insta360, sobre todo en condiciones de poca luz. La estabilización de la imagen tampoco está a la altura.

La calidad de las fotografías es buena, pero las imágenes en vídeo requieren algunos retoques. Se captan con falta de contraste y saturación, aunque mejorarlas durante el proceso de edición no supone gran trabajo. Eso sí, hay que tener en cuenta que el procesado de vídeos con tanta definición consume muchos recursos y requiere un móvil potente para evitar que se eternice. Incluso con el Android que hemos utilizado en EL PAÍS, equipado con el procesador más potente de Qualcomm —el Snapdragon 855— y la mejor gráfica del mercado, la edición lleva su tiempo y provoca un notable calentamiento del teléfono.

Por eso, en el caso de vídeos largos, es recomendable utilizar el programa de ordenador de la propia marca o editores profesionales como el Adobe Premiere Pro. Así se pueden exprimir a fondo todas las posibilidades cinematográficas que ofrece esta cámara tan versátil. No obstante, hay que tener cuidado con la calidad a la que se exporta en 360 grados, porque hacerlo al máximo bitrate puede crear problemas: la imagen se rompe en pequeños cuadrados cuando se reproduce con programas tan comunes como el Media Player de Windows o el reproductor VLC. La empresa recomienda PotPlayer para estos casos. En cualquier caso, el móvil es la mejor opción si se desea compartir el contenido a través de las redes sociales, un proceso extremadamente sencillo.

Entre los puntos más negativos de la One X se encuentra que la cámara no sea resistente al polvo y a salpicaduras. Sobre todo, teniendo en cuenta que, muy probablemente, se utilizará en circunstancias que lo requieren. Es una carencia que le resta puntos frente a algunas competidoras —generalmente más caras— pero que, afortunadamente, se puede solucionar adquiriendo uno de los muchos accesorios que ofrece Insta 360.

Otro de los puntos flacos reside en la vida de la batería, que dura en torno a una hora. Es comprensible debido a las pequeñas dimensiones del aparato, pero resulta recomendable adquirir baterías extra si se va a utilizar la cámara durante períodos prolongados sin conexión a la red, porque la carga lleva en torno a hora y media. No obstante, si hay un enchufe cerca y lo que se pretende es hacer una grabación que no requiere moverse lejos o un hyperlapse, la One X permite continuar grabando conectada a la corriente. Y se agradece que disponga de una rosca estándar para anclarla a un trípode.

Lo mejor: La facilidad de uso, la magnífica estabilización, la abundancia de posibilidades cinematográficas que ofrece, y, sin duda, la excelente relación calidad-precio.

Lo peor: La falta de resistencia al agua y al polvo y la duración de las baterías.

Conclusión: Insta360 One X redefine el sector de las cámaras de 360 grados y ofrece una versatilidad y una calidad de imagen inéditas en un aparato de su precio. Además, es una cámara que se puede utilizar sin necesidad de grandes conocimientos técnicos y que cubre las necesidades de todo tipo de usuarios: desde los aficionados a los deportes de riesgo, hasta quienes solo buscan inmortalizar sus vacaciones con un aura profesional.

Insta360 One X: 114 mm x 48 mm x 27,6 mm, y 115 gramos (con batería). Sensor Sony CMOS 1/2.3 pulgadas con resolución de vídeo 5,7K a 30fps. y fotografías de 18 megapíxeles. Incluye, entre otras funciones: fotos cronometradas 360, fotos RAW 360, 360 transmisión en vivo, rango iSO de 100 a 3.200 y una estabilización giroscópica de 6 ejes.

Compra por 459,95€ en Amazon

Selfie Stick de regalo en su tienda oficial (versión Standalone) 

Compra por 459,95€ en Insta360

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 7 de junio de 2019.

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información