Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Me coloreo el pelo y uso secador. ¿Necesito productos para pelo teñido, dañado o ambos?

La cosmética trata de poner remedio a todos nuestros problemas, y la mayoría tiene la misma solución

No es cosa baladí: quién no busca una fórmula que ayude a que, al pasar la melena entre los dedos, el pelo se deslice suavemente, sea cual sea la tortura a la que lo haya sometido (como no duele…) Pero antes de meternos en faena sobre si hay un ingrediente mejor para un caso u otro, adelantaremos que ningún tinte capilar, bien usado, provoca verdaderos daños. "Unos, los temporales, los forman unas sustancias que se depositan en el exterior del tallo, solo duran unos días y se eliminan con el lavado; los semipermanentes penetran hasta la corteza del cabello y duran semanas, y los permanentes también penetran, pero se mantienen hasta que el cabello se cae o corta", explica Salvio Serrano Ortega, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

El también catedrático de Dermatología de la Universidad de Granada prosigue con una introducción a la anatomía del cabello muy útil para comprender los efectos que podemos esperar de cada producto: "El tallo piloso del cabello normal tiene una estructura muy bien definida, formada por tres capas: la más interna y central es la médula, y se conforma por células con espacio de aire entre ellas. La intermedia, la corteza, es responsable de propiedades mecánicas como la resistencia y la elasticidad, y del color. Está formada por células alargadas que contienen filamentos de queratina y una matriz proteica rica en azufre. Estas queratinas forman cadenas unidas por puentes disulfuro, a su vez responsables de la forma, textura y estabilidad, y permiten que, al mojarse, pueda estirarse hasta un 30% sin sufrir daños. Por último, está la más externa o cutícula, formada por entre seis y ocho capas de células córneas superpuestas como las tejas de un tejado. Es la responsable del brillo y la única que sufre el ataque del tinte o cualquier otra agresión". ¿Pero hasta dónde pueden llegar los daños de dicho ataque?

"Los productos alcalinos y oxidantes pueden separar las células cuticulares [recuerda, las de la capa externa] provocando incluso su pérdida y dejando la corteza [capa media] al desnudo. Así, el cabello se vuelve seco, se peina mal y se hace quebradizo. Las permanentes [tratamientos para cambiar la forma] rompen los puentes disulfuro y colocan moldes para darle una forma diferente. Según la fórmula puede dañar la cutícula, provocando pérdida de brillo y también desnudez de la corteza". En cuanto al secador, "no suele plantear problemas aplicado desde entre 30 y 40 centímetros y con una temperatura baja. En caso contrario [cerca y con mucho calor], es posible que, al evaporarse el agua del interior del cabello, se forme una burbuja y lesione el tallo", continúa Serrano.

Ni los gorros ni las gomas ni los productos de peinado hieren la fibra. Y mucho menos el agua: "No estropea el pelo ni la piel, y es necesaria para mantener una buena nutrición. La de la piscina puede contaminar el cabello, favoreciendo depósitos de cobre, y cambiar el color del pelo, en cuyo caso debería ser tratado con champús con D. penicilamina". Excepto por esta peculiaridad, todas las agresiones se arreglan igual. "Aunque hay muchos productos cosméticos con aceites (animales, vegetales o minerales) que reparan la superficie del tallo hidratándolo y protegiéndolo, las sustancias más comunes son las siliconas que se depositan en el tallo, reteniendo el agua y protegiéndolo de nuevas agresiones", concluye Serrano.

Lea sobre este y otros temas en el nuevo número de BuenaVida, gratis con El País este sábado en quioscos y en Kiosko y más. El resto del mes, a la venta por 2,5 euros.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información