Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Necesitamos un nuevo Punset”

El mundo de la divulgación aplaude que usara su personaje para llevar la ciencia a la sociedad

Punset, a la izquierda, en los comienzos del programa 'Redes'.

El programa Redes, lanzado por Eduard Punset en 1996, se convirtió en un hito de la divulgación científica en España en gran medida por el carisma de un hombre que supo cabalgar a lomos de su propio personaje para meter la ciencia en el salón de nuestras casas. Hoy, el mundo de la divulgación aplaude ese legado. "Era un referente, el gran referente de todos los divulgadores. En España ha habido dos grandes: Félix Rodríguez de la Fuente y Eduard Punset. Son los únicos nombres que todo el mundo conoce y reconoce", asegura José A. Pérez, creador de Órbita Laika, uno de los programas de ciencia que se mantienen en TVE. Más allá de explicar la ciencia, lo que Pérez valora a Punset es que tenía "esa capacidad de llevarla a la calle, para que tenga presencia en las conversaciones, que es el fin más importante de la divulgación". Y además con un estilo muy personal y reconocible: "Hacía divulgación de autor".

"Era un referente. En España ha habido dos grandes: Félix Rodríguez de la Fuente y Eduard Punset", asegura el creador de 'Órbita Laika'

"Punset nos brindó ciencia más elevada de lo habitual en televisión a toda una generación de jóvenes con formación científica", afirma la divulgadora y periodista América Valenzuela, que reconoce la capacidad del político para llegarle a un público que demandaba estos contenidos antes de que la red lo inundara todo. "Sus entrevistas en profundidad a científicos internacionales de primera línea, las estrellas del rock de la ciencia, saciaban nuestra curiosidad y nos llenaban de ilusión en tiempos donde Internet aún no era el infinito almacén de información que es hoy", asegura Valenzuela.

"Él venía de una carrera distinta, por lo que llegó a la ciencia con una gran ventaja: la curiosidad y la emoción, porque no estaba resabiado", explica Antonio Calvo, presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica (AECC). Según Calvo, no es necesario abrir la boca todo el rato para transmitir ese asombro. "Hablaba para todo el mundo, transmitiendo ese asombro, para que sintieran que estaba descubriendo cosas. Lo hacía desde la emoción, tan necesaria para divulgar", asegura.

En lo que todos coinciden fue en la importancia del personaje Punset para el éxito de su programa y de su tarea. "Creó una marca reconocible, eso es muy legítimo y valioso", afirma Calvo. Para Pérez, ese aspecto es algo natural y clave en ese medio: "Hacía televisión y terminó creando un personaje, o se lo creamos nosotros, como pasa con cualquier otra figura de la tele, desde Pablo Motos al Gran Wyoming. Y su personaje funcionaba, y funcionaba muy bien". Valenzuela considera que "la popularidad convirtió a Punset en parodia de sí mismo", algo que a sus seguidores les hizo disfrutar aún más, y que además "le catapultó al éxito de masas y a ser imitado por otros divulgadores".

Valenzuela considera que "la popularidad convirtió a Punset en parodia de sí mismo", algo que "le catapultó al éxito de masas"

Quizá ese aspecto, el convertirse en una parodia de sí mismo, fue la clave de su gran fama, pero también el punto de partida de alguna de las críticas que recibió desde el mundo de la ciencia. Calvo cree que un referente tan popular es bueno para la ciencia, pero tiene un riesgo: "Si se sale de los límites de la ciencia o hace cosas peculiares, se nota más y tiene más trascendencia". No obstante, el presidente de la AECC asegura que se queda "con su mejor época". "Hablar de ciencia es fundamental para que la sociedad valore su importancia. Y él lo hizo y lo hizo bien", zanja.

¿Y cuál es el legado de Punset? Hay quien cree necesaria una estrella tan carismática y popular y quien opina que es mejor apostar por el juego de equipo, como sucede en otros programas, asociaciones de divulgadores o en fenómenos individuales que surgen en internet. "No es malo que haya referentes, pero ahora hay muchísima gente que hace divulgación a través de las redes, que es el valor de nuestra época", opina Calvo. "Sí hace falta un nuevo Punset, necesitamos un Punset", considera Pérez. "No es necesario que se parezca en su forma de hacer las cosas, pero sí necesitamos una figura que ponga la ciencia en la conversación ciudadana como lo hacía él", asegura. ¿Y quién puede ser el nuevo Punset? "Seguramente lo terminen siendo los youtubers científicos, que están arrasando ahora mismo en Internet; por eso en Órbita Laika hemos recurrido a ellos en esta temporada, porque son los que mejor están funcionando hoy". De Redes a las redes, la ciencia sigue necesitando que alguien acerque a la gente todo ese conocimiento fundamental para una sociedad como la de 2019, en el que la información científico-técnica está tan presente y, sin embargo, es tan discutida.

Puede escribirnos a javier@esmateria.com o seguir a Materia en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirse aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información