Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla contra el tiempo de los indígenas para salvar su territorio

La batalla contra el tiempo de los indígenas para salvar su territorio

8 fotos

La cuenca amazónica del río de Juruena, una región con un inmenso potencial hídrico del estado brasileño de Mato Grosso, está amenazada por la construcción de 139 hidroeléctricas. Si la central de Castanheira, uno de los mayores emprendimientos, consigue la licencia de obras, se desataría un efecto dominó a lo largo de los ríos que bañan esta región. Indígenas y ribereños luchan contrarreloj para impedirlo

Cuiabá (Brasil)
  • Indígenas y ribereños del sur de la Amazonia de Brasil se están movilizando para impedir la invasión de más de 139 centrales en la cuenca del río Juruena. En la imagen, una vista aerea del río Arinos, en el norte de Mato Grosso, sobre el cual se busca instalar la hidroeléctrica de Castanheiras, en el municipio de Juara. El río Arinos baña la parte baja de la cuenca del río Juruena, que desemboca en el río Tapajós hasta llegar al caudaloso Amazonas.
    1Indígenas y ribereños del sur de la Amazonia de Brasil se están movilizando para impedir la invasión de más de 139 centrales en la cuenca del río Juruena. En la imagen, una vista aerea del río Arinos, en el norte de Mato Grosso, sobre el cual se busca instalar la hidroeléctrica de Castanheiras, en el municipio de Juara. El río Arinos baña la parte baja de la cuenca del río Juruena, que desemboca en el río Tapajós hasta llegar al caudaloso Amazonas.
  • Un campo de soja al norte de Mato Grosso, en Brasil. Este estado es uno de los principales ojos del huracán de la deforestación de la selva como resultado de la ganadería intensiva y de los monocultivos de soja, maíz y algodón que dibujan un cinturón agropecuario en el sur de la Amazonia.
    2Un campo de soja al norte de Mato Grosso, en Brasil. Este estado es uno de los principales ojos del huracán de la deforestación de la selva como resultado de la ganadería intensiva y de los monocultivos de soja, maíz y algodón que dibujan un cinturón agropecuario en el sur de la Amazonia.
  • Más allá de los impactos sobre la flora y la fauna de los ríos afectados, así como las poblaciones desplazadas, la construcción de centrales hidroeléctricas implica un aumento de los índices de deforestación en la región, como se aprecia en esta imagen del río dos Peixes.
    3Más allá de los impactos sobre la flora y la fauna de los ríos afectados, así como las poblaciones desplazadas, la construcción de centrales hidroeléctricas implica un aumento de los índices de deforestación en la región, como se aprecia en esta imagen del río dos Peixes.
  • Eduardo Morimã, indígena de la etnia apiaka que vive en la aldea Mayrob, en el municipio de Juara, en el norte del estado brasileño de Mato Grosso, durante una asamblea para impedir la instalación de la hidroeléctrica de Castanheira en el río Arinos, en el municipio de Juara. Morima procura informar y reunir a los pueblos afectados para organizar una resistencia conjunta.
    4Eduardo Morimã, indígena de la etnia apiaka que vive en la aldea Mayrob, en el municipio de Juara, en el norte del estado brasileño de Mato Grosso, durante una asamblea para impedir la instalación de la hidroeléctrica de Castanheira en el río Arinos, en el municipio de Juara. Morima procura informar y reunir a los pueblos afectados para organizar una resistencia conjunta.
  • Una mujer indígena rikbaktsa limpiando a orillas del río Arinos, al norte de Mato Grosso. Aunque el proyecto de la central de Castanheira asegura que las diversas tierras indígenas, entre ellas la de los apiaka, rikibaktsa, kaiabi, munduruku y tapajuna, no se verían afectadas por la inundación, la alteración hidrográfica dejaría a toda su aldea privada de los recursos fluviales de los que dependen tanto para su subsistencia alimenticia como para sus rituales sagrados.
    5Una mujer indígena rikbaktsa limpiando a orillas del río Arinos, al norte de Mato Grosso. Aunque el proyecto de la central de Castanheira asegura que las diversas tierras indígenas, entre ellas la de los apiaka, rikibaktsa, kaiabi, munduruku y tapajuna, no se verían afectadas por la inundación, la alteración hidrográfica dejaría a toda su aldea privada de los recursos fluviales de los que dependen tanto para su subsistencia alimenticia como para sus rituales sagrados.
  • Una lancha navega sobre el río Arinos, norte de Mato Grosso, durante la expedición conjunta entre indígenas rikbaktsa, apiaká, kaiabi y munduruku, para mapear los sitios arqueológicos y sagrados que serían afectados de instalarse la central hidroeléctrica de Castanheiras, en octubre de 2018.
    6Una lancha navega sobre el río Arinos, norte de Mato Grosso, durante la expedición conjunta entre indígenas rikbaktsa, apiaká, kaiabi y munduruku, para mapear los sitios arqueológicos y sagrados que serían afectados de instalarse la central hidroeléctrica de Castanheiras, en octubre de 2018.
  • Un tapir nada en el río Dos Peixes, cerca de la aldea indígena del pueblo kayabi. Si bien la central eléctrica no se instalaría sobre este río, se vería afectado. En el punto en el que se encuentra con el Arinos, la disminución del curso de agua de este último abriría paso al flujo de agua del río Dos Peixes, lo que aceleraría su caudal, alterando dramáticamente su flujo hídrico y con él, la vida de las aldeas indígenas que lo rodean.
    7Un tapir nada en el río Dos Peixes, cerca de la aldea indígena del pueblo kayabi. Si bien la central eléctrica no se instalaría sobre este río, se vería afectado. En el punto en el que se encuentra con el Arinos, la disminución del curso de agua de este último abriría paso al flujo de agua del río Dos Peixes, lo que aceleraría su caudal, alterando dramáticamente su flujo hídrico y con él, la vida de las aldeas indígenas que lo rodean.
  • Amanecer sobre el río Arinos, en el norte de Mato Grosso, frente a la aldea Rikbaktsa, donde el extenso bosque se encuentra rodeado por un cinturón áreas deforestadas para uso agrícola.
    8Amanecer sobre el río Arinos, en el norte de Mato Grosso, frente a la aldea Rikbaktsa, donde el extenso bosque se encuentra rodeado por un cinturón áreas deforestadas para uso agrícola.