Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Aitor Ocio, en los exteriores del Museo Guggenheim de Bilbao. “Soy consciente del lujo de tenerlo cerca”.

Un paseo por Bilbao con el exfutbolista Aitor Ocio

TANTO SE asocia su imagen con Bilbao que hay quienes se olvidan de que Aitor Ocio, en realidad, nació hace 42 años en Vitoria. “Dicen que los de Bilbao nacemos donde queremos”, bromea el exfutbolista en el ascensor de la Torre Iberdrola, en cuya planta -2 se encuentra uno de sus centros de entrenamiento personal. El edificio, señala, se ha convertido en uno de los “símbolos del nuevo Bilbao”, el que dejó atrás la imagen de una ciudad gris e industrial para dar paso a una capital moderna, con el Guggenheim a la cabeza. Alrededor de la obra de Frank Gehry se desarrolla gran parte del día a día de Ocio, que se considera un privilegiado por trabajar y residir muy cerca del museo. “Vengo sobre todo cuando recibo visitas, pero cuando no entro le hago muchas fotos desde fuera”. Esta vez aprovecha para hacerle una a La materia del tiempo, de Richard Serra, antes de publicarla en Instagram.

La Torre Iberdrola alberga uno de los centros de entrenamiento de Ocio.
La Torre Iberdrola alberga uno de los centros de entrenamiento de Ocio.

El exdefensa del Athletic de Bilbao vive tan pegado al presente que a veces olvida quién fue en el pasado. Lo dice mientras camina en dirección a San Mamés. Es la segunda vez que pisa el césped del nuevo estadio, donde no llegó a jugar porque se retiró en 2012. “Recuerdo haber venido a ver a Maradona con el Barça. Nos metieron siete”. En una de aquellas visitas, cuando aún era un crío, le dijo a su padre que jugaría en La Catedral. Lo hizo durante siete temporadas. “Le di todo al fútbol y le estoy muy agradecido, pero ya no encontraba la motivación y aposté por algo que me hacía ilusión”. Para alguien que solía leer la revista Emprendedores junto con la prensa deportiva, ese “algo” se ha materializado en una clínica de estética, un spa balinés y varios centros de entrenamiento, que lo mantienen muy en contacto con el centro de exposiciones y congresos Palacio Euskalduna. “Es uno de los lugares en los que más veces acabo yendo durante el año a conciertos, obras de teatro o a alguna conferencia”.

En San Mamés, el exdefensa recuerda con cariño una semifinal de Copa contra el Sevilla.
En San Mamés, el exdefensa recuerda con cariño una semifinal de Copa contra el Sevilla.

Ocio, que entrena cuatro o cinco días a la semana, se declara amante de los espacios abiertos como la ría, a la que califica como “un paseo imprescindible”. “Todo esto eran columnas de containers y Deusto estaba fuera de la ciudad”, señala, frente a la grúa Carola, vestigio de los antiguos astilleros.

El mayor privilegio que le ha otorgado el fútbol a Ocio, confiesa, ha sido poder elegir dónde y cómo vivir. Trabajar a cinco minutos de casa, residir en el centro y tener a tiro de piedra un lugar de recreo como el monumental parque de Doña Casilda. En esta extensa zona de césped impecable y árboles de grandes copas, comparte pícnics y patadas al balón con su hija y su perra. “Bilbao es como un traje hecho a mi medida”.

Hace años, Ocio representó a un marinero en una obra benéfica en el Palacio Euskalduna.
Hace años, Ocio representó a un marinero en una obra benéfica en el Palacio Euskalduna.

Más información