Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una vez que el Tribunal Supremo venezolano ha quitado la inmunidad parlamentaria a Juan Guaidó por desacato, habrá entonces que analizar este término para ver la cantidad de leyes que de manera arbitraria ha decidido saltarse el presidente Maduro. Quizás entonces deberemos dejar sin efecto esta locución y coincidir con que en un país como Venezuela no hay desacato, pero tampoco libertad.

Gonzalo García Broto

Tomares (Sevilla)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >