Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último drama de Concha Velasco por sus problemas con Hacienda

"He llorado mucho, pero se sale", confiesa la actriz que, a sus 79 años, ha tenido que vender su casa para pagar sus deudas

Concha Velasco, en Madrid, el pasado octubre.
Concha Velasco, en Madrid, el pasado octubre.

Concha Velasco ya puede respirar tranquila. La actriz, de 79 años, ha tenido que plantar cara a Hacienda vendiendo su casa de Madrid para saldar sus deudas. “A los 79 años empiezo de cero, pero ya no tengo ninguna deuda. Puedo dormir tranquila”, cuenta la intérprete vallisoletana en exclusiva a la revista Semana. Velasco, que el pasado septiembre estuvo ingresada en el hospital por una neumonía, asegura que estos últimos meses ha vivido un auténtico drama, pero ahora se encuentra optimista porque sus problemas se han solucionado. “He llorado mucho, pero de todo se sale”, reconoce.

La actriz, que actualmente se encuentra en el teatro La Latina protagonizando la obra El Funeral que dirige su hijo Manuel Marsó, vive de alquiler después de vender su piso de la calle de Princesa de Éboli de Madrid. Una venta que, según dice, le ha costado especialmente. Pero esta no es la primera vez que la que fue la chica yeyé se ve obligada a deshacerse de algunas de sus propiedades por sus problemas económicos. Hace unos años las deudas también le obligaron a desprenderse del espléndido chalé en el que vivía en La Moraleja y se mudó a un piso en Sanchinarro, un barrio al norte de Madrid donde viven su hermano Manuel y su hijo Paco.

A lo largo de su dilatada carrera de artista, Velasco se ha arruinado en varias ocasiones. Los problemas económicos comenzaron a raíz de su relación con el que fue su marido durante más de 25 años, el productor de teatro Paco Marsó. Cuando se casaron, en 1977, él se dedicó en exclusiva a la producción escénica, fundamentalmente en aquellos proyectos en los que era protagonista Concha Velasco. “Nos metíamos en producciones carísimas, como Hello Dolly (2001), que no recuperábamos ni llenando, pero eran bonitos espectáculos. Y porque me lo he gastado malamente y un día vas y lo pierdes todo”, confesaba la actriz a EL PAÍS en 2012.

De Marsó, que falleció en Málaga a consecuencia de un derrame cerebral en 2010, eran conocidos sus problemas con el juego y sus escandalosas infidelidades, algo que llevó a la actriz “por la calle de la amargura” —en sus propias palabras a este diario— y la obligó a superarse a sí misma. “Al divorciarme he ganado que cuando suena el timbre de casa no piense que es una citación judicial”, llegó a decir Velasco en otra entrevista sobre su separación definitiva en 2005.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >