Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El placer del sufrimiento ajeno

En el nuevo capítulo de la serie 'Sé lo que estás pensando', de 'Materia' y EL PAÍS Vídeo, el neurocientífico argentino Mariano Sigman explica por qué disfrutamos con el dolor de otros

¿Alguna vez, aunque te dé vergüenza, has sentido placer por el fracaso o el sufrimiento de otra persona? Quizás cuando tu ex fracasó en su siguiente relación, o cuando suspendió un examen el estudiante perfecto, o el día que perdió injustamente tu equipo rival. Por ejemplo, si eres del Barcelona: ¿no hubieses preferido perder la final de la Copa del Rey y que el Real Madrid no ganase la Champions?

Sería tremendamente raro que algo de esto nunca te haya sucedido. Es que es un rasgo común de la naturaleza humana, con un nombre bastante extraño: Schadenfreude, que en alemán se traduce como placer por el sufrimiento.

Y este placer se hace claro y evidente cuando se compite directamente contra la otra persona, o cuando se siente que el otro ha hecho algo que amerita ese sufrimiento. Pero lo más extraño es cuando se disfruta del sufrimiento ajeno sin que haya ningún beneficio evidente para uno, ni personal, ni social.

Y para develar este misterio, Susan Fiske hizo en la Universidad de Princeton un experimento ingenioso. Es que la ciencia del Schadenfreude es complicada porque a nadie le gusta reconocer sus rincones más oscuros. Y descubrió que a veces la gente esbozaba una microsonrisa cuando observaba la desgracia ajena, aun cuando quisiesen ocultar su regocijo. Y, al mismo tiempo, se activaba el Estriado Ventral, una región de circuitos cerebrales ancestrales que codifican el placer. Es decir, que, en muchos casos, el sufrimiento ajeno, produce un placer visceral, directo, no racionalizado ni mediado por las palabras.

Pero, ¿por qué sentimos placer cuando fracasan unos y no otros? Con su detector de sonrisas, Fiske descubrió que sentimos placer cuando el que fracasa cumple a la vez dos condiciones: primero, es competente, y segundo, no transmite calidez.

Si una persona es cálida y poco competente, por ejemplo un anciano, solemos sentir compasión.

Si es cálida y muy competente, por ejemplo una gran profesora, se siente orgullo y admiración.

Si no es cálida y tampoco competente, por ejemplo un yonkie, suele sentirse pena y rechazo.

Y cuando una persona es competente y no transmite calidez, por ejemplo, un gran jugador del equipo rival, se siente envidia. Y estas personas son los blancos principales del Schadenfreude.

Así se entiende que el Schadenfreude nace porque uno se mide comparándose con su entorno. Y entonces, cuando a los otros les va mal, uno percibe que aumenta su valía. Si encima se pierde el escudo protector de la empatía (algo que ocurre más frecuentemente en hombres que en mujeres, según descubrió Tania Singer), entonces el sufrimiento ajeno produce sonrisas y dispara el placer.

Quizás anduviera equivocado el Quijote cuando decía: "Todos los vicios, Sancho, traen un no sé qué de deleite consigo, pero el de la envidia no trae sino disgustos, rancores y rabias”.

La envidia a veces trae placer: auténtico, puro, fuerte y genuino placer.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información