Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El escondite en la frontera

El escondite en la frontera

10 fotos

Cientos de refugiados intentan entrar en Europa de noche por la ruta de Los Balcanes para burlar a las autoridades policiales. Les acompañamos en este peligroso recorrido entre Bosnia y Croacia

  • Un refugiado, al amanecer, duerme en el campo de Velika, después de ser devuelto la noche anterior por la policía croata.
    1Un refugiado, al amanecer, duerme en el campo de Velika, después de ser devuelto la noche anterior por la policía croata.
  • Refugiados rezando al anochecer en el campo de Velika. El número de personas en el campo varía en función de los grupos que hayan conseguido cruzar la frontera la jornada anterior y los nuevos que llegan al campo para seguir el camino hacia Europa.
    2Refugiados rezando al anochecer en el campo de Velika. El número de personas en el campo varía en función de los grupos que hayan conseguido cruzar la frontera la jornada anterior y los nuevos que llegan al campo para seguir el camino hacia Europa.
  • Un grupo de 30 refugiados de Afganistán y Pakistán descansan tras salir de Velika Kladusa y caminar unos cinco kilómetros.
    3Un grupo de 30 refugiados de Afganistán y Pakistán descansan tras salir de Velika Kladusa y caminar unos cinco kilómetros.
  • Yasinr repara la mochila, rota por el peso, durante el 'game' (así denominan los refugiados la aventura que supone conseguir llegar a algún país seguro donde poder optar al asilo).
    4Yasinr repara la mochila, rota por el peso, durante el 'game' (así denominan los refugiados la aventura que supone conseguir llegar a algún país seguro donde poder optar al asilo).
  • Una familia de afganos cruza por un camino rural, limítrofe entre Bosnia y Croacia, de noche para no ser interceptados por la policía croata.
    5Una familia de afganos cruza por un camino rural, limítrofe entre Bosnia y Croacia, de noche para no ser interceptados por la policía croata.
  • Al tener que caminar durante horas con mucho peso a los hombros, son imprescindibles los descansos, aunque sean peligrosos, ante la posibilidad de ser vistos por la policía.
    6Al tener que caminar durante horas con mucho peso a los hombros, son imprescindibles los descansos, aunque sean peligrosos, ante la posibilidad de ser vistos por la policía.
  • Asmat (nombre ficticio) carga con su hija de pocos meses para cruzar la frontera y poder reunirse con su mujer en Alemania.
    7Asmat (nombre ficticio) carga con su hija de pocos meses para cruzar la frontera y poder reunirse con su mujer en Alemania.
  • Un numeroso grupo de refugiados llegando a la frontera. Al lado croata, la vigilancia se intensifica según pasa el tiempo, haciendo cada vez más difícil el trayecto.
    8Un numeroso grupo de refugiados llegando a la frontera. Al lado croata, la vigilancia se intensifica según pasa el tiempo, haciendo cada vez más difícil el trayecto.
  • La violencia de la policía croata, al interceptar migrantes y exiliados cruzando su frontera, es extrema; llegando a golpear, romper y robar a los propios refugiados.
    9La violencia de la policía croata, al interceptar migrantes y exiliados cruzando su frontera, es extrema; llegando a golpear, romper y robar a los propios refugiados.
  • Un joven Pakistaní, llegado de Serbia, durmiendo cerca del campo de Velika Kladusa. Este es el último pueblo bosnio frontera con Croacia.
    10Un joven Pakistaní, llegado de Serbia, durmiendo cerca del campo de Velika Kladusa. Este es el último pueblo bosnio frontera con Croacia.