Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Manadismo’

Es cierto que a algunos colegas les va un manadismo más que un sumario mediático a un letrado estrella. No soy de esas. Mea culpa

Concentración contra la violencia machista en Santa Coloma de Gramenet.rn rn
Concentración contra la violencia machista en Santa Coloma de Gramenet. Europa Press

Estos días mi whatsapp echa humo. ¿Hola? ¿Estoy viva? ¿No me he enterado de lo de la manada de Santa Coloma? ¿Ya no soy feminista? ¿Por qué no clamo por la víctima y contra los verdugos, como con los de Pamplona? ¿Porque los agresores son magrebíes y tienen bula? Quienes me inquieren me conocen en cueros y saben que, si se me cita de frente, entro al trapo aunque me descabellen. Así que voy a darles gusto y salir de mi mutismo. El domingo, una chica que viajaba sola en metro fue manoseada por un grupo de chicos, y su novio fue apuñalado al acudir en su ayuda. El juez ha decretado prisión preventiva para cinco de los asaltantes, y dos menores han quedado en libertad con cargos. Dejemos aparte las similitudes entre ambos casos —una mujer es atacada sexualmente en diverso grado por un hatajo de hombres— y veamos las diferencias.

Los sujetos de Santa Coloma no se autodenominaban “la manada”, ni alardeaban de sus machadas en las redes. Entre ellos no había ningún guardia civil ni militar, a los que se les supone el deber de proteger al prójimo. Nadie, ningún abogado ni ningún medio, ha puesto en duda la denuncia de la chica, que ha relatado tocamientos, no penetraciones múltiples. Nadie, ni picapleitos ni reportero, ha hozado en su vida para ver si le iba la marcha. Nadie, ni tertuliano ni miembro de ningún tribunal, ha dicho que la chica parecía estar disfrutando, pese a que declarase estar muerta de miedo. Y, no, en efecto, ningún integrante del grupo de los sanfermines era ningún inmigrante okupa y sarnoso, como han remarcado fuentes policiales para delicia de según qué cronistas. Total que, siendo igual de feminista, exijo la misma justicia para la víctima de Santa Coloma que para la de Pamplona, y un castigo igual de justo para sus asaltantes. Dicho esto, a algunos colegas les va más un manadismo que una firma en portada. No soy de esas. Mea culpa.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >