Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viola Davis denuncia la desigualdad salarial entre las actrices según la raza

Además de la brecha en los sueldos, la intérprete echa de menos "las oportunidades para encontrar papeles"

Viola Davis, en Toronto.
Viola Davis, en Toronto. FilmMagic

La vida de Viola Davis, de 52 años, originaria de Carolina de Sur, estuvo rodeada de carencias y pobreza. Hace un año la estrella de Hollywood desveló a la revista People que de su niñez solo guarda una fotografía: "Es de mi infancia es una de la guardería”, dice y cuenta que de pequeña su familia nunca tuvo suficiente dinero para poder comprar una cámara de fotos. “En esa imagen tengo una expresión que no es una sonrisa, pero tampoco estoy frunciendo el ceño. Y juro que sigo siendo esa misma niña cada vez que me levanto por la mañana y veo todo lo que tengo a mi alrededor y en mi vida y pienso: ‘No puedo creer lo que Dios me ha bendecido”, asegura. Pero Davis no ha perdido de vista sus orígenes y su espíritu reivindicativo. La protagonista de la serie Cómo defender a un asesino. En una entrevista con Variety denunció las desigualdades salariales entre actrices "blancas y las que no lo son". No trata de dar pena. Al revés. Su vida le ha demostrado por qué le gusta el dinero: “Porque me da seguridad y oportunidades”, afirma.

Según ella, este es un tema que sigue siendo tabú. "No hay porcentajes para mostrar la diferencia en el salario, pero es enorme, a las mujeres hispanas, a las mujeres asiáticas y a las mujeres negras, nos pagan menos que las mujeres caucásicas. Además, lo que extrañamos son las oportunidades ".

Portada de 'Vanity Fair', en la que se celebra la diversidad, en febrero de 2016.
Portada de 'Vanity Fair', en la que se celebra la diversidad, en febrero de 2016.

En 2015, Viola Davis fue la primera intérprete negra en recibir el Premio Emmy a la Mejor Actriz. Pronunció un discurso poderoso y dijo lo mismo: "Lo único que separa a las mujeres de color de cualquier otra persona son las oportunidades (...) No podemos ganar un Emmy por roles que simplemente no existen". La actriz también fue nominada al Oscar en 2012 por su papel en Criadas y Señoras.

Sobre el racismo en Hollywood ha dicho: "Una actriz basa su labor en observar la vida, lo que es un problema porque si estás observándola quiere decir que no estás en ella [risas]. De esos detalles que pillas de seres humanos construyes los personajes. Y luchando contra cosas que deberían no existir. ¿Un ejemplo? El racismo en Hollywood. ¿Cuántos personajes negros ves en las películas? Es nuestra responsabilidad, la de la comunidad afroamericana, cambiar la situación. No sirve quejarse, sirve trabajar para el cambio. Debemos luchar, alcanzar niveles como Close, Streep o Steven Spielberg. Quiero ser E.T., quiero ser la teniente Ripley y luchar contra el Alien, quiero hacer todos esos personajes porque esa debe ser mi ambición artística".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >