Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por ANATXU ZABALBEASCOA

Un rascacielos tropical

El estudio español que capitanea Fermín Vázquez (B720) inaugura en São Paulo un rascacielos ventilado que apuesta por dividir la vida entre el espacio interior y el exterior también en las alturas

Los rascacielos recientes se cierran al espacio exterior. Al tiempo que acercan las vistas, separan el cuerpo. Sus muros cortina de vidrio los blindan contra los vientos, los protegen frente a los accidentes y favorecen la rotundidad de su huella, su marca arquitectónica. Pero se pierden las brisas, la expresión fragmentada y la historia: no siempre fue así.

Es cierto que las alturas han aumentado y que levantar sólidos prismas resuelve con un único gesto y pocos materiales muchas cuestiones estructurales, de seguridad, mantenimiento y de marca formal. Sin embargo, los primeros rascacielos levantados en São Paulo abrían sus ventanas a refrescar sus interiores. El edificio Martinelli, que fue el primer rascacielos levantado en Brasil, lleva el nombre de su dueño y arquitecto y aumentó de 12 a 30 plantas tras una primera inauguración en 1929. También el Altino Arantes, conocido como Banespa, deja pasar las brisas aunque, en 1947, fuera el rascacielos más alto del mundo fuera de EE UU, y viera cómo Plínio Botelho do Amaral alteraba sus planos para asemejarse al Empire State de Nueva York. Ambas torres pioneras de São Paulo, hablan de un idioma más cercano a las viviendas habituales, con una parte interior y otra exterior, o a una arquitectura permeable, de país tropical, simplemente apilada en altura. ¿Es eso posible? ¿Se puede vivir en altura sin habitar enclaustrado? ¿Cuál será el modelo para densificar las viviendas urbanas? Las 25 plantas del primer edificio que ha levantado Fermín Vázquez en São Paulo demuestran que la idea de apilar ordenadamente lo mejor de la vivienda a ras de suelo no es una mala opción de futuro.

Vista del rascacielos diseñado por el estudio B720 en São Paulo. ampliar foto
Vista del rascacielos diseñado por el estudio B720 en São Paulo.

Diez años han tardado Vázquez y su equipo en poder inaugurar su primer edificio en Brasil. Tuvieron la corazonada de que en ese país estaba su futuro cuando ganaron el concurso (todavía no construido) para rehacer el frente marítimo de Porto Alegre. No ha sido fácil resistir el paso del tiempo, aceptar el cambio de encargos y ganarse la confianza de un mercado sembrado de brillantes arquitectos locales. Vázquez explica que ha sido más bien una lección continua y cotidiana de cómo reaprender la manera de pensar la arquitectura y la propia profesión de arquitecto. El caso es que la Torre Forma se ha inaugurado en São Paulo, en el seno de Itaim, un barrio en profunda transformación que está cambiando un tejido de viviendas unifamiliares bajas por un skyline que también quiere ser doméstico. ¿Cómo se vive bien en altura en Brasil? El rascacielos de Vázquez parece indicar que apilando viviendas y respetando el orden urbano.

Es la próspera clase media alta de la capital económica de Brasil la que demanda densificar los centros y no alejarse a vivir en la periferia. Por eso, en las 25 alturas de esta torre caben 123 apartamentos y un zócalo con zonas comunes donde se aloja la recepción, un gimnasio, una sala social, una piscina cubierta y un restaurante.

Vázquez apostó por las grandes terrazas para lidiar con las limitaciones volumétricas que imponía la normativa. No quería un rascacielos monótono ni estridencias gratuitas para construirle un carácter artificioso a su torre. Quería que esa “personalidad” naciera del propio edificio. Por eso recurrió al color y buscó dibujar una torre esbelta. “Quería la singularidad de los buenos modales”, explica.

Por eso, en las fachadas norte y sur, los balcones son profundos para evitar la excesiva radiación solar, mientras que las que dan a este y oeste, las más expuestas en el clima de São Paulo, están protegidas por una fachada ventilada de piezas cerámicas esmaltadas (el color) de gran formato. Ese revestimiento se convierte en celosía al llegar a los balcones laterales preservando la intimidad, manteniendo la ventilación y conservando la forma homogénea del edificio.

El cliente pidió una torre expresiva y coloreada. Y el equipo de Vázquez supo complacerle y darle sentido al color y a las decisiones arquitectónicas en un ejercicio marcado por ambos, el lugar y el conocimiento arquitectónico.