X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Estar separados, el secreto del éxito del matrimonio de Sarah Jessica Parker

“Parece una locura, pero tenemos vidas que nos permiten estar lejos y volver a juntarnos”, asegura la intérprete de 'Sexo en Nueva York', casada con el actor Matthew Broderick desde hace 20 años

El matrimonio de actores Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick en Nueva York el pasado septiembre.

Primero con la exitosa serie Sexo en Nueva York, después con las películas homónimas y ahora con Divorce, la serie que protagoniza en HBO desde 2016, Sarah Jessica Parker se ha convertido en una auténtica experta en relaciones de pareja. Aunque en la interpretación el triunfo del amor no siempre está asegurado, en la realidad, la actriz lleva 20 años de matrimonio junto al también actor Matthew Broderick. ¿Cuál es la clave de su éxito? Estar separados. “Sé que esto parece una locura, pero tenemos vidas que nos permiten estar lejos y volver a estar juntos sin que conlleve ningún problema”, ha dicho la intérprete, de 52 años, durante una entrevista en el programa Girlboss Radio. “Su vida laboral lo lleva aquí, la mía allí. De alguna manera, creo que eso ha sido muy beneficioso porque cuando nos juntamos tenemos mucho que compartir”, ha añadido.

Y es que parece que la actriz lleva a su vida real el mismo argumento que hace unos años interpretaba en la segunda parte de la película Sexo en Nueva York. Parker, que en la cinta interpreta a Carrie Bradshaw, se encuentra inmersa en la monotonía de un matrimonio que no sabe cómo salir de la rutina y opta, a propuesta de su marido —Mr. Big, interpretado por Chris Noth–, darse espacio en la relación y que durante dos días a la semana cada uno viva su soltería en su apartamento.

Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick en Nueva York en 2015.

En su vida real no se trata de una propuesta para salvar su matrimonio, sino una imposición porque las profesiones de ambos hacen que tanto Parker como Broderick tengan que pasar meses sin verse. La pareja de actores, que son padres de tres hijos, James, de 15 años y las gemelas Marion Loretta y Tabitha, nacidas por gestación subrogada hace ocho años, es uno de los matrimonios más sólidos de Hollywood pero también ha pasado por sus altibajos. “Las relaciones son difíciles. Siempre he sentido que quería invertir más en ella. Lo amo y creo que es brillante. Estoy segura de que yo a veces le molesto, porque él a veces me molesta. Pero estoy enormemente orgullosa de la persona que es”, ha dicho la actriz en la entrevista.

Una sinceridad que no es nueva pues hace unos años Parker ya confesaba que otro de los secretos del éxito de su matrimonio es mantener no ser cien por cien sinceros. “Me gusta tener algo de misterio en nuestra relación, no me gusta saber todo acerca de mi marido, creo que la gente debe tener cosas propias, desconocidas para otra persona", aseguraba.

Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick junto a sus hijas en el US Open de Tenis en Nueva York en 2013.