Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En Nueva York los hombres podrán cambiar pañales en cualquier baño

El alcalde Bill de Blasio presenta la iniciativa como un paso más hacia la igualdad de género y para romper esterotipos

IVA en los pañales
Sepncer Tracy.

La ciudad de Nueva York aspira a ser punta de lanza en casi todo lo bueno. Fue pionera al prohibir que se fume en bares y restaurantes, al eliminar de los colegios las bebidas con azúcar, intentó limitar el tamaño de los refrescos e impuso normas para regular el contenido de sal en los menús. Ahora acaba de adoptar una orden municipal para que se instalen cambiadores en los aseos públicos, incluidos para los hombres.

Los papás, como dice el alcalde Bill de Blasio, ya no tendrán excusa para echar una mano. “Esto es el siglo Veintiuno y los hombres también cambian pañales”, comentó al estampar su firma en la nueva ley, “ahora además tendrán un lugar adecuado para poder hacerlo”. El demócrata, que presume de estar haciendo de Nueva York la ciudad más igual de Estados Unidos, dice que cambió muchos pañales.

El alcalde sí admitió que no fueron tantos como su esposa, Chirlane McCray. “Mentiría si lo dijera”, comentó. El matrimonio tiene un hijo y una hija, ya bastante entrados en la adolescencia. La primera dama leyó un poema en el evento que dedicó a los hombres que cambian pañales y recordó como Bill de Blasio tuvo que ingeniárseles para hacerlo en el capó de un Ford Taurus, en plena calle.

La idea, en todo caso, es del concejal Rafael Espinal. Le surgió cuando vio a un padre cambiando a su hijo en el lavabo de un aseo público que no disponía de cambiador. Le apoyaba en la iniciativa Dan Garodnick. “Justo cuando piensa que has dado con un aseo y estás preparado mental y emocionalmente para hacer el cambio de pañal, te enfrentas al reto de tener que hacerlo en cualquier sitio”, cuenta.

Lo justo, insiste Bill de Blasio, es que los hombres desempeñen una función “igual y plena” de padres. Lo de cambiar pañales, dice, no es algo que vea ahora con nostalgia pero si sabe que “fue importante hacerlo” para sus hijos. “No importa quién sea el padre de los niños, todo el mundo debe compartir esa deber”, concluyó. La instalación de cambiadores es una manera de romper estereotipos.

La nueva norma municipal entrará en virgo en 180 días. La ciudad de Nueva York no está sola en esta iniciativa. Con el cambio de año entró en vigor una legislación similar en California, por la que se requiere a los organismos públicos locales y estatales a instalar cambiadores accesibles para hombres y mujeres. También tendrán que hacerlo lugares públicos como restaurantes y cines.

El expresidente Barack Obama ya ratificó en octubre de 2016 una ley federal que volvió obligatoria la instalación de cambiadores de bebé en todos los baños de edificios federales de Estados Unidos, tanto de hombres como de mujeres.

Además del debate político, figuras públicas como el actor Ashton Kutcher había intentado llamar la atención sobre el asunto. En 2015, después de convertirse en padre por primera vez, el actor estadounidense lanzó una campaña para pedir cambiadores de pañales en los baños públicos de hombres. Kutcher se quejó en su cuenta de Facebook de que nunca se encontraba con esta opción cuando intentaba asear a su hija de cinco meses.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información