Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mariah Carey esta vez sí

La cantante sale airosa de su actuación en Times Square tras el desastre del año pasado en una ceremonia en la que compartió protagonismo con Tarana Burke, fundadora del movimiento #MeToo

Mariah Carey, en Times Square.
Mariah Carey, en Times Square. Brent N. Clarke/Invision/AP

Tras la borrornosa actuación de 2017, Mariah Carey ha conseguido realizar una buena actuación en la tradicional fiesta de Año Nuevo en Time Square, Nueva York. "Todos podemos estar de acuerdo en que el año pasado no fue exactamente como lo planeamos y estamos encantados de avanzar juntos para brindarle a EEUU una increíble noche de música y celebración", explicó Carey al dar la bienvenida a 2018.

Esta vez su actuación se saldó sin problemas técnicos y esos que tanto ella como los otros artistas que participron como Andy Grammer y Nick Jonas lo hicieron soportando muy bajas tenperaturas (12º bajo cero) durante más de seis horas.

La fundadora del movimiento
La fundadora del movimiento "Me Too" Tarana Burke, en Times Square. REUTERS

Carey interpretó dos de sus grandes éxitos de los años 90, Vision of Love y Hero y tuvo momentos para la ironía para bromear sobre su fracaso del año pasado: durante su actuación simuló que buscaba por el escenario un té caliente que le habían prometido, pero no lo encontró. "¡Oh, esto es un desastre!", exclamó riendo.

 Andy Grammer fue el encargado de interpretar, poco antes de medianoche, el famoso himno de paz Imagine de John Lennon, actuación que precedió al descenso de la famosa bola de cristal. La bola, de más de cinco toneladas compuesta de 2.688 triángulos de cristal, bajó iluminada con sus luces ecológicas de color rojo, azul, verde y blanco, creando así un impresionante caleidoscopio.

Este año la invitada especial fue Tarana Burke, fundadora del movimiento #MeToo contra el acoso sexual, quien, junto al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, activó el botón Waterford Crystal que hizo descender la esfera justo un minuto antes de la medianoche.

Se trata de un gesto simbólico, ya que el botón en sí mismo sólo inicia la cuenta atrás en el reloj, mientras que el descenso de la bola desde una altura de 40 metros se activa desde una sala de control de forma sincronizada.

Desde 1996, todos los alcaldes de la ciudad han tenido el privilegio de pulsar el botón junto a celebridades y personajes públicos que son elegidos por su aportación o importancia dentro de una comunidad determinada. Entre los invitados en años anteriores figuran Bill y Hillary Clinton, Muhammad Ali, Lady Gaga y The Rockettes.

Las celebraciones estuvieron acompañadas de estrictas medidas de seguridad, con registros en todos los puntos de entrada y fuerzas especiales antiterroristas desplegadas en las calles colindantes.