Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así introducían drogas, armas y teléfonos en una cárcel con un dron

Desarticulada una banda británica que usaba un dispositivo volador para enviar objetos de contrabando a prisiones

Un dron cargado con drogas, teléfonos, tarjetas SIM e incluso armas. 49 vuelos con destino al interior de prisiones británicas. Más de un millón de euros en objetos de contrabando. Y todo organizado por un recluso, al que el sistema se le vino abajo por casualidad: sus secuaces fueron captados por dos cámaras instaladas para grabar la vida salvaje en la región de Worcestershire, en las cercanías de la prisión HMP Hewell.

En las imágenes se ve cómo los detenidos pilotan el dron con el que introducían los objetos en el penal. Otra cámara interior grabó a un recluso con el gancho que utilizaba para recoger los envíos. "Rompían nuestro perímetro casi sin esfuerzo", ha dicho el gobernador de la prisión, Gareth Sand, que ha destacado el riesgo que suponen este tipo de dispositivos para las instituciones penitenciarias.

Más información