Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Semáforos para domar a los bólidos

Varias asociaciones y colectivos ciclistas piden al Ayuntamiento de Madrid modificar los ciclos de los semáforos para que los vehículos no corran tanto

Un ciclista ante un semáforo en la calle de Alcalá.
Un ciclista ante un semáforo en la calle de Alcalá.

Varias asociaciones y colectivos ciclistas madrileños han realizado una petición al Ayuntamiento de Madrid: modificar los ciclos de los semáforos para que los vehículos no corran tanto. Es decir, evitar que una serie consecutiva de luces en verde permita aumentar tanto la velocidad que se roce el límite legal (establecido en ciudad en 50 kilómetros por hora).

“Un ciclista circulando a una velocidad de 20-30 km/hora se ve obligado a detenerse en muchos semáforos mientras que un coche, circulando a la velocidad máxima permitida o por encima, puede pasar todos los semáforos en verde”, explican en un comunicado conjunto En Bici Por Madrid, Pedalibre, Madrid Ciclista, Cicloguinda, Bicillecas, Plataforma Bicilineal y Coslada en Bici.

Una de las principales razones de los pedaleantes para realizar esta petición es la inseguridad que genera un coche a toda mecha en una ciudad. La velocidad a la que circulan los vehículos está directamente relacionada con la mortalidad. Así, según un estudio del Real Automóvil Club de España (RACE), un atropello a 40 km/hora acaba en muerte para un 22% de los atropellados; si se circula a 50 km/hora el riesgo sube al 71%; pasados los 60 km/hora, la muerte ocurre en el 95% de los casos.

El cambio que piden crearía una ciudad más calmada y amable, “lo que debería hacer que los ciudadanos que se desplazan por Madrid apoyen esta petición, que no implica ningún coste”, dicen el comunicado, que ha conseguido unir las diversas voces de los colectivos madrileños que defienden las dos ruedas.

Desde su implantación en la ciudad, los semáforos están pensados para los coches. Por lo que, aparte de ese control de la velocidad vía luces, se podrían explorar experiencias como las de Francia, Bélgica, Alemania, Dinamarca o Países Bajos, que además de semáforos inteligentes, en algunos casos permite a las bicis interpretar como ámbar algunos semáforos en rojo.