Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así ha cambiado Aaron Carter tras su paso por rehabilitación

El cantante muestra su aumento de peso con una foto en sus redes sociales tres semanas después de su ingreso voluntario

Aaron Carter
Aaron Carter, en la foto compartida en su cuenta de Instagram.

Los abdominales han desaparecido y su cara se ha redondeado. “De 115 a 145 libras [de 52,1 a 65,7 kilos]. En pocas semanas. Sigo centrado en mí mismo y en mi salud. Perdón por no haber podido esperar a enseñároslo a 2018. #orgullosodemímismo #libredeestrés. Os echo mucho de menos”, dice el mensaje que Aaron Carter ha acompañado con dos imágenes del antes y el después de su paso por rehabilitación. Un montaje que no ha podido esperar en compartir aunque había asegurado su decisión de desconectarse de las redes sociales hasta el año que viene. “Necesitaba algo de tiempo para curarme y este es el resultado directo”, termina el cantante en su cuenta de Instagram, en la que tiene 331.000 seguidores.

Aaron Carter, de 29 años, se hizo famoso primero por ser el hermano pequeño del Backstreet Boy Nick Carter que quería seguir sus pasos en la industria de la música. Tras unos pocos éxitos en los inicios de su carrera, lo cierto es que nunca pasó de ser una joven promesa del pop (publicó su primer disco con 7 años), y en los últimos tiempos ha ocupado titulares por sus problemas con algunas adicciones. Sobre todo desde que el pasado mes de julio fuera arrestado, junto a su novia, por posesión de drogas en Atlanta. Salió de prisión tras pagar una fianza de 4.500 euros.

Aaron Carter, paseando por Los Ángeles el pasado 12 de septiembre. ampliar foto
Aaron Carter, paseando por Los Ángeles el pasado 12 de septiembre.

Aunque en su disculpa aseguró que la marihuana que le encontró la policía era para uso medicinal, el pasado mes de septiembre el cantante decidió ingresar en una clínica de rehabilitación para desengancharse de su adicción a los calmantes. Una estancia de tres semanas de la que ahora dice sentirse orgulloso, tal y como ha querido compartir con sus seguidores. Aunque su estancia ha sido más corta de lo que planeaba, ya que firmó su salida del centro porque, según su representante, había asuntos legales y familiares que requerían de su presencia. Según informa US Weekly, se trata de problemas financieros. En cualquier caso, lo cierto es que sus 13 kilos de más han tranquilizado a muchos, pues las últimas imágenes en las que aparecía se veía a Carter con una preocupante delgadez. A lo que tampoco ayudó su arresto ni las informaciones que aseguraron que a principios de septiembre, en tan solo 34 horas, la policía realizó cuatro visitas a su casa alertados por llamadas que aseguraban que se quería autolesionar y que tenía un arma. Sus problemas los acabó por hacer públicos cuando a mitades de septiembre Aaron Carter acudió al programa de televisión The Doctors, en el que se sometió a una prueba de VIH ante su miedo de poder ser seropositivo o tener alguna enfermedad de transmisión sexual. Prueba que resultó negativa.

"Aaron ha decidido entrar en una institución para mejorar su salud y trabajar en su bienestar general, va a hacer esto en privado y concentrar toda su atención en ser la mejor persona y artista posible. Está agradecido por el apoyo y el amor de sus fans y espera poder volver más fuerte que nunca, aseguró en un comunicado Steve Honig, el mánager del artista, tras el derrumbe que experimentó Carter a finales de septiembre. “Necesita un buen bofetón que le despierte y espero que esto lo sea, porque tiene mucho talento y necesita parar de hacer lo que está haciendo”, aseguraba su representante, quien cree que sus problemas vienen de la infancia y de hace años, sobre todo desde que en 2012 falleciera su hermana Leslie, a los 25 años, por una sobredosis. Su agente, en cualquier caso, ha asegurado que Aaron Carter plenea seguir con su recuperación.