X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La calculadora que te dice las horas de sueño que has perdido desde que eres padre

No dormir puede afectar a la relación con el bebé y entre los progenitores. Algunos consejos nos pueden ayudar a darle la vuelta a esta situación

Si hay una constante entre los nuevos padres, y sobre todo si estos son primerizos, es la falta de sueño que acompaña irremediablemente los primeros meses de la paternidad. La lactancia, mucha veces a demanda; la adaptación a nuevos horarios, que muchas veces no existen, y la propia personalidad del pequeño, que siempre los hay que duermen más o menos, influyen en la calidad del sueño de los nuevos progenitores, aunque suele afectar un poco más a las madres, según últimos estudios,

La página web británica Hillary ha creado una calculadora para que los padres sepan cuantas horas de sueño han perdido desde la llegada de su retoño, algo que realmente no sabemos si conocerlo es bueno o malo. Con un mecanismo bastante simple, tan solo hay que insertar los años y meses del pequeño para que la web calcule en horas, y parecen muchas, nos informa del tiempo que no hemos dormido.

En mi caso, y siempre según la web británica, desde que nació mi hija he perdido 3.330 horas de sueño, lo que equivale a 139 días, o lo que es lo mismo: un total de unos cinco meses.

El dato, aunque es una aproximación, sorprende, pero es totalmente creíble. La página web va más allá y añade que puedes calcular los pañales que se han cambiado desde el nacimiento -yo, exactamente 5.940- y las nanas que hemos llegado a cantar a mi pequeña en su corta vida: 3.120. Y si esto no fuera suficiente, también le he contado 91 cuentos, que supongo he repetido de forma aleatoria día tras día.

Según los propios datos del site, la falta de sueño hace que algunos padres se comporten de forma extraña y, por ejemplo, guarden el móvil en el frigorífico, lleguen a acunar a su gato, pongan la leche materna en el café o se pongan zapatos diferentes. La situación puede agravarse cuando los progenitores vuelven al trabajo o los niños se ponen malitos, haciendo que muchos progenitores cansados se vuelvan más irritables, la sintonía y comportamiento con el menor se complique o deteriore o niños desatendidos, en los casos más extremos.

Existen algunos consejos que nos pueden ayudar a dormir mejor durante la paternidad. Según la Fundación del sueño de EE UU, se recomienda practicar el colecho con el recién nacido para facilitar la alimentación del pequeño y que la madre no tenga que desplazarse a otra habitación; turnarse por la noche ambos progenitores -hacer uso de sacaleches-; los horarios de sueño deben ir más o menos en sintonía con los del bebé; eliminar todo el ruido externo que se pueda; apagar el monitor del bebé con el fin de escuchar tan solo el llanto y no su respiración o gruñidos nocturnos y, algo que sirve para todos, no usar aparatos tecnológicos como tabletas o teléfonos móviles que han demostrado ser perjudiciales y afectar a la conciliación del sueño.

La crianza de los hijos es difícil y aún lo es más si hay falta de sueño por el medio. Es necesario priorizar horas de dormir durante el día, si por la noche es imposible. Es importante saber que los hijos necesitan unos padres felices y no unos enfadados.