Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bertín Osborne y la fama

Y por fin, el otro día, un muchacho barbado se me acercó en una terraza a pedirme una foto. A pesar de la ilusión que me hizo contuve mi entusiasmo

El cantante y presentador Bertín Osborne durante la representación de la obra de teatro 'Por humor al arte' en 2015.
El cantante y presentador Bertín Osborne durante la representación de la obra de teatro 'Por humor al arte' en 2015.

Bertín Osborne cantaba en un programa de la cadena amiga allá por los noventa: Palma es una isla /Trozo de coral/ Azul como su cielo/ Azul como su mar/ Palma es una niña/ Radiante de esplendor/ Que en cuanto te descuidas/ Te roba el corazón.

Querido Bertín:

Vaya por delante que la canción era preciosa, pero identificaste Palma con la isla de Mallorca. Ahora ya da un poco igual, porque el delito geográfico ha prescrito, además, dudo que te acuerdes de la tonada en cuestión porque según has dicho tú en alguna ocasión los noventa los tienes bastante borrosos…

Perdona por haber perturbado tu merecido descanso estival con esta chorrada.

Un abrazo.

Desde hace tres años paso unos días de mi veraneo en Cala Rajada, una bella localidad al norte de la citada isla. Aquí casi todos los turistas son espigados, atléticos y rubios. No, no son murcianos, son alemanes y para ellos soy invisible. El primer año fenomenal –disfrutando a tope de mi anonimato–, el segundo año bastante bien –aunque reconozco que, a veces, me sentía vacío–, este tercer año… estaba deseando que alguien me reconociera. Y, por fin, el otro día un muchacho barbado se me acercó en una terraza a pedirme una foto. A pesar de la ilusión que me hizo contuve mi entusiasmo…

"Claro que me la hago, espera, que nos hacemos otra por si acaso. ¿No querrás grabarme un vídeo felicitando a algún familiar? ¿Esta es tu pareja? Que se levante que me hago una con ella también… ¡Ah! que no la conoces de nada. Bueno, dime cosas bonitas… Dime que me admiras y que mi trabajo ha significado mucho pata ti. ¿Quieres que te cuente un chiste? Un ciego en la cocina coge un rallador de queso lo toca y dice: '¿Pero, quién ha escrito este disparate?'. ¿No te ha hecho gracia? ¡Ríete, hombre! ¡Que es buenísimo! Os invito a un helado… Dame un abrazo…".

¿Os queréis creer que salió huyendo?