Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos están pendientes de Mohamed VI en el Rif

Los manifestantes presos por las protestas de Alhucemas aguardan el perdón real

Manifestación contra la corrupción y los abusos oficiales en la región de Rif en Rabat, Marruecos.
Manifestación contra la corrupción y los abusos oficiales en la región de Rif en Rabat, Marruecos.

Circulan muchos rumores en Marruecos sobre lo que el rey piensa hacer respecto a las protestas del Rif, las mayores registradas en el país desde la primavera árabede 2011. Medios locales han publicado que Mohamed VI está enfadado con su íntimo amigo y consejero real, Fouad el Himma, por la supuesta mala gestión del problema. También hay quienes opinan que a finales de junio, con la conclusión del ramadán, el monarca absolverá a los más de cien detenidos. Otros estiman que la gracia real llegará en julio, con ocasión del solemne discurso anual del Trono. Pero desde que se iniciaron las protestas hace siete meses el rey no se ha pronunciado en público.

Lo único que ha trascendido sobre su postura lo trasladó el presidente francés, Emmanuel Macron, durante su visita a Rabat el 14 de junio. Macron dijo haber encontrado a Mohamed VI “preocupado” por la situación en el Rif. Añadió que no teme el recurso a la represión por parte del rey, sino “una respuesta en el tiempo a las causas profundas” del descontento.

Las protestas siguen. “Ahora, cada noche tenemos cuatro furgonetas de antidisturbios en cada barrio, para evitar que la gente se manifieste”, indicó a este diario un vecino de Alhucemas. La noche del lunes varias manifestantes fueron detenidas y trasladadas durante una hora a comisaría. Entre ellas se encontraba una menor de 14 años, hija del activista Mohamed Jelloul, que ya cumplió cinco años de cárcel tras las protestas de la primavera árabe marroquí y fue detenido 43 días después de su puesta en libertad.

Esa misma noche, una concentración de solidaridad con el Rif fue dispersada en Rabat de forma violenta. A la mañana siguiente, el activista Mortada Iamrachen, conocido por sus posiciones moderadas dentro del Movimiento, fue encarcelado en el marco de la ley antiterrorista por “incitación y apología de una organización”. Doce horas después, cientos de personas marchaban en Casablanca en solidaridad con el Rif. Y esta madrugada del viernes falleció el padre de Mortada Iamrachen, quien entró en coma tras la detención de su hijo. Antes de fallecer grabó un vídeo testamento donde animaba a continuar las protestas pacíficas hasta conseguir la liberación de todos los detenidos.

El goteo de detenciones no cesa. Las movilizaciones, tampoco.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.