Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 cruceros alucinantes

Las travesías más exóticas, del paso del Noroeste a las islas de Polinesia

El barco MS Fram, de Hurtigruten, en la Antártida.
El barco MS Fram, de Hurtigruten, en la Antártida.

A vela por las islas de la Sonda

Star Clippers traslada sus tres veleros el Star Flyer, el Star Clipper y el Royal Clipper a las islas de Indonesia, donde realizará travesías de siete y 10 noches con salidas desde Bali y Singapur. Los cruceros, desde 1.910 euros por persona (más los vuelos) incluyen escalas en lugares como Satonda, una pequeña isla rodeada de arrecifes con un lago volcánico en su interior; Komodo, la isla de los dragones, o la remota isla de Sumba, con misteriosas tumbas megalíticas y altas chozas de paja con forma piramidal.

Crucero fluvial Aria Amazon.
Crucero fluvial Aria Amazon.

Delfines del Amazonas

La experiencia de un crucero por la cuenca del Amazonas puede llegar a ser única. Compañías como Rivers & Forest Expeditions, Jungle Experiences y Delfin Amazon Cruises, ofertan durante todo el año viajes de distinta duración con salida desde Iquitos, en la Amazonía peruana, a bordo de lujosos barcos como el Aria Amazon. Durante las travesías hay conferencias y charlas temáticas a cargo de expertos sobre la flora y la fauna del Amazonas. Desde 3.000 euros.

Paso del Noroeste

La naviera norteamericana Crystal Cruises ofrecía el verano pasado el primer crucero comercial por el mítico paso del Noroeste, a unos 500 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, aprovechando la reducción de la capa de hielo por el cambio climático. Los pasajes se agotaron en tres semanas, aunque los más baratos costaban 30.000 dólares, unos 28.000 euros. El 15 de agosto, el Crystal Serenity zarpará de Seward (Alaska) para repetir la aventura, en una ruta de 32 días desde el Pacífico hasta la ciudad de Nueva York, tras visitar Dutch Harbour, en la isla canadiense de Amaknak, y la costa de Groenlandia. Desde 24.479 euros.

Festivales de Japón

Princess Cruises estrena este verano nuevos itinerarios por Japón y Corea. Para la salida del 1 de agosto, y de cara al público español, organizan un viaje de 14 días que permitirá asistir al Kanto Matsuri de Akita y el Nebuta Matsuri de Aomori, dos de los grandes festivales sintoístas que se celebran a primeros de agosto. Combina una estancia de cuatro noches en Tokio con un crucero de nueve días con escalas en Akita, Aomori, Busan (Corea), Nagasaki, Kamakura y, opcionalmente, Osaka y Kioto. El precio, desde 3.704 euros por persona, incluye los vuelos directos desde España, traslados, pensión completa a bordo, guía acompañante en español, hotel en Tokio y tasas.

Visiones de Gauguin

Haumana Cruises ofrece travesías de tres y cuatro noches en un yate de lujo de 10 camarotes por el atolón de Rangiroa, en el archipiélago de Tuamotu, a una hora de vuelo de Tahití, desde 1.800 euros por persona, más los vuelos. Rangiroa es uno de los mayores atolones del Pacífico, con una laguna interior de 1.018 kilómetros cuadrados comunicados con el océano por dos canales navegables. Con un punto de aventura, el Aranui, un buque mixto de carga y pasajeros, navega entre Tahití y el archipiélago de las Marquesas, recalando en islas como Fakarava, Nuku Hiva o Hiva Oa (donde están enterrados el pintor Paul Gauguin y el cantautor francés Jacques Brel). El viaje de ida y vuelta entre Papeete y Nuku Hiva dura 15 días y cuesta desde unos 3.700 euros (más los vuelos), con pensión completa y actividades.

Campamento polar durante un crucero por la Antártida.
Campamento polar durante un crucero por la Antártida. Hurtigruten

Aventuras antárticas

La naviera noruega Hurtigruten está especializada en cruceros por territorios extremos. A partir de finales de octubre trasladará dos de sus barcos de exploración —el MS Fram y el MS Midnatsol, adaptados a las regiones polares— a Ushuaia (Argentina), para atravesar el canal Beagle rumbo al paso de Drake y la península Antártica. Las travesías cuestan más de 6.000 euros por persona.

El gran Mekong

“Me apeo del autocar. Me acerco a la borda. Miro el río. Mi madre a veces me dice que nunca, en toda mi vida, volveré a ver ríos tan hermosos como estos, tan grandes, tan salvajes, el Mekong y sus brazos que descienden hacia los océanos, esos terrenos de agua que van a desaparecer en las profundidades”. El gran Mekong que describe la escritora Marguerite Duras nace en el Tíbet para seguir luego por la provincia china de Yunnan, Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam. Es el único de los ríos de Asia que recorre seis países, y los cruceros fluviales son una buena forma de visitar varios sin enredos logísticos. Croisi Europe ofrece programas de nueve o más días por el tramo que atraviesa Vietnam y Camboya a bordo de un barco de estilo colonial desde 1.965 euros por persona, con excursiones.

El barco fluvial African Dream realiza cruceros por los ríos Chobe y Zambeze.
El barco fluvial African Dream realiza cruceros por los ríos Chobe y Zambeze.

Navegando entre leones

El barco fluvial African Dream cuenta con siete suites con vistas al exterior, un restaurante panorámico y una terraza para disfrutar de los soberbios paisajes africanos. Realiza cruceros por los ríos Chobe y Zambeze, en Zimbabue y Botsuana, combinados con estancias en ecolodges, safari y visita a las las cataratas Victoria. Desde 4.000 euros.

Por el Misisipi

Las novelas de Mark Twain (Las aventuras de Tom Sawyer y Las aventuras de Huckleberry Finn) inspiran los cruceros temáticos de la compañía de barcos de vapor American Empress. Sus propuestas van desde rutas de nueve días por el Misisipi hasta Nueva Orleans (Luisiana), o por los ríos Snake y Columbia, entre los Estados de Oregón y Washington. Desde 1.700 euros (sin vuelos).

Pagodas birmanas

Belmond Cruises ofrece cruceros fluviales por las gargantas de los ríos Irawadi y Chindwin, en Myanmar, la antigua Birmania. Las travesías, a bordo del barco Orcaella (el nombre de una especie de delfín que vive en los grandes ríos de Asia), parten de Bagan o de Rangún y tienen una duración de entre 8 y 13 días. Alojarse en uno de sus 22 camarotes de lujo cuesta desde 3.600 euros por persona.

Territorio vikingo

Secaderos de bacalao, cabañas vikingas y montañas sobrecogedoras en un mar embravecido pintan el paisaje de Lofoten, un conjunto de siete islas de origen volcánico y siluetas escarpadas en el norte de Noruega, más allá del Círculo Polar Ártico. Se puede llegar hasta ellas en el Hurtigruten, el Expreso de la Costa, la línea marítima regular que, desde hace cien años une las ciudades del sur de Noruega con los puertos aislados del mar de Barents. Los barcos parten de Bergen para atracar, seis días y 36 paradas más tarde, después de rodear la península escandinava, en Kirkenes, junto a la frontera rusa, donde inician el regreso. Las naves son utilizadas tanto por los habitantes locales, para efectuar trayectos cortos de apenas unas horas (desde unos 20 euros por trayecto), como por el turismo internacional, para realizar la travesía completa. Desde 3.195 euros la ruta de Bergen-Kirkenes-Bergen.

La Bahía de Halong, con sus 3.000 islas calcáreas en el golfo de Tonkin (Vietnam).
La Bahía de Halong, con sus 3.000 islas calcáreas en el golfo de Tonkin (Vietnam). Getty Images

La bahía del Dragón

Existen pocos parajes tan grandiosos como la bahía de Halong, un laberinto marino formado por cerca de 3.000 islas e islotes calcáreos que se extiende por una superficie de 1.500 kilómetros cuadrados en el golfo de Tonkín, desde el delta del río Rojo hasta la frontera con China. Halong, a unas cinco horas por carretera de Hanói, es patrimonio mundial y uno de los principales reclamos turísticos de Vietnam. Lujosos juncos de velas rojas y barcos para turistas ofrecen travesías por las islas, donde familias enteras de pescadores viven sobre el agua en casas flotantes y barcas varadas al abrigo de paredes y cuevas. Algunos se limitan a excursiones de tres o cuatro horas por los islotes más próximos a la costa, pero un crucero con una noche a bordo permite explorar islas como la boscosa Cat Ba, la mayor de Halong, convertida en parque nacional. Y ver amanecer en la bahía, cuando la niebla va desvelando los pináculos calizos que emergen del mar como la cola de un dragón, es una experiencia deliciosamente mística.

Glaciar Pía, en el canal Beagle (Chile).
Glaciar Pía, en el canal Beagle (Chile).

Rumbo al fin del mundo

El Stella Australis y el Ventus Australis son los únicos barcos de pasajeros que navegan, entre septiembre y abril, por los canales patagónicos entre Punta Arenas (Chile) y Ushuaia (Argentina). Cruceros de tres, cuatro y siete noches, en ambos sentidos, que llegan hasta el mítico cabo de Hornos entre glaciares azul berilo, bahías misteriosas y montañas que nadie ha pisado. Cada día se hacen excursiones a tierra y hay charlas a cargo de biólogos y geólogos. Desde unos 2.000 euros.

Groenlandia salvaje

La compañía naviera noruega Hurtigruten tiene estos días una oferta que permite disfrutar de sus cruceros de exploración en Spitsbergen, Groenlandia, Canadá e Islandia a mitad de precio si se reserva antes del 15 de junio. Una de las rutas más fresquitas y emocionantes es la que realizará el buque polar MS Fram por Groenlandia, Islandia y el archipiélago noruego de Svalbard. Salida: 22 de junio. Precio desde 3.705 euros.

Los más fotogénicos

Silversea estrena cruceros fotográficos por la costa occidental africana, Bangladés, Myanmar, Alaska, el norte de Japón, las islas Galápagos o el Lejano Oriente ruso. Durante los recorridos, de entre 14 y 18 días, un equipo de profesionales de la cámara imparte talleres a bordo y acompaña a los pasajeros en las excursiones. Más de 8.000 euros.