Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra Trump aterriza en Washington

Tiffany Trump, hija menor del presidente de EE UU, se mudará a la capital para estudiar Derecho en Georgetown

Tiffany Trump y su novio Ross Mechanic, llegando a Washington.
Tiffany Trump y su novio Ross Mechanic, llegando a Washington. Cordon Press

Washington D. C. se prepara para recibir a otra Trump. Tiffany Trump, de 23 años, ha sido aceptada en el próximo curso de la facultad de Derecho de Georgetown, una de las mejores escuelas de leyes de Estados Unidos.

La única hija del matrimonio entre Donald Trump y su exesposa Marla Maples estará por primera vez viviendo cerca de su padre y de su hermanastra Ivanka Trump, quien ocupa un puesto de asesora en el equipo del presidente estadounidense. Tras graduarse por la Universidad de Pensilvania el pasado año, la hija menor del mandatario se mudó a Nueva York meses antes de las elecciones presidenciales del pasado noviembre. Y ahora vuelve a cambiar su lugar de residencia.

Tiffany Trump ha pasado la mayor parte de su vida con su madre en California, y ha mantenido un bajo perfil durante la campaña electoral y los primeros meses en la Casa Blanca de su padre. Aunque poco a poco ha comenzado a involucrarse más en la nueva vida pública de la familia Trump. La pasada semana, la joven estuvo presente en la reunión entre el magnate republicano y el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, en Nueva York.

Aunque Tiffany —nombre que recibió como homenaje a la famosa joyería de Nueva York— siempre ha reconocido que fue criada y educada por una madre soltera, asegura que ha tenido una buena relación con su padre. Sin embargo, ella ha quedado al margen de los negocios del imperio Trump, a los que sí están vinculados sus hermanos mayores, Donald, Erik e Ivanka.

Donald Trump y su familia, el día de la investidura, el 20 de enero.
Donald Trump y su familia, el día de la investidura, el 20 de enero. Getty Images

Si su popularidad es poca entre la familia ni qué decir con el público. En febrero de este año fue invitada al desfile en la Semana de la Moda del diseñador neoyorquino Philipp Plein. Y el rechazo de los asistentes fue tal que según escribió en Twitter Alyssa Vingan Klein, editora de fashionista.com, nadie quiso sentarse al lado de la hija del magnate. Los asientos vacíos en el desfile, asegura, eran por culpa de Tiffany. El propio Philipp Plein se pronunció sobre el asunto: "Tiffany no se merecía ser humillada", dijo a la web TMZ, y también lamentó las fotos de los sitios vacíos que circularon por Internet. "Odiad al hombre, vale, pero odiar a la hija es simplemente detestable".

Lejos de escándalos de pasarela, ahora la pequeña de las Trump revoluciona la estabilidad de sus futuros compañeros, que ya están preocupados por la llegada de Tiffany. Brenna Gautam, una estudiante de primer año de Derecho, ha dicho a The New York Times que en un grupo de Facebook que tiene con sus compañeros se ha abierto el debate acerca de la seguridad como una de las preocupaciones principales. "¿Cómo afectará su llegada a nuestros compañeros que se sienten amenazados personalmente por las políticas de su padre? ", comentó Gautam, refiriéndose a los estudiantes gais y transgénero, y que pertenecen a minorías raciales. "Por supuesto, algunos han bromeado sobre si la graduación se celebrará en Mar-a-Lago [donde Trump tiene su segunda residencia]", añadió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >