Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Tengo coraje para deciros a todas las que estéis así que no os calléis”

El pasado miércoles un hombre pegaba a su exmujer y la dejaba tirada en el suelo, pensando que estaba muerta. Ahora ella anima a aquellas mujeres víctimas de violencia a levantar la voz

No era la primera vez que el exmarido de Eva le pegaba, pero fue la peor. Él pensó que estaba muerta y la dejó tirada en el patio. Esta mujer de Baza (Granada) se levantó del suelo con ayuda de dos vecinas, llamaron a la policía, y ahora, en un vídeo, reclama protección, pide justicia, y alienta valentía a aquellas que día tras día se ven sometidas a brutales palizas por parte de sus parejas; porque algún día, cualquier día, podría ser la última paliza, el último día.

El pasado miércoles 19 de abril, el exmarido de Eva, de 42 años, fue a recoger al hijo que tienen en común, salió con él y lo dejó en el coche, después volvió para apalearla. Se separaron cuando el niño, ahora de cuatro años, apenas tenía unos meses; después ella quiso darle otra oportunidad y él no cambió, en septiembre volvió a separarse. Eva dice que se equivocó al volver a intentarlo y que ahora siente miedo por su hijo, por su familia, y porque tiene la certeza de que él la buscará cuando salga —ahora mismo, el agresor se encuentra en prisión provisional, comunicada y sin fianza decretada por el Juzgado de Instrucción 1 de Baza—. Toda esta historia, y su testimonio en vídeo, la contó Eva al periódico Ideal el pasado 23 de abril.

Decenas de diarios, radios, televisiones. agencias y redes sociales han compartido el vídeo. En él, Eva había podido por fin levantarse de la cama del Hospital del Campus de la Salud (Granada) en el que estuvo ingresada hasta la mañana de ayer, 24 de abril, y después de someterse a varias cirugías para reconstruirle parte del rostro. Los cirujanos han tenido que reparar el pómulo, ahora lleva una malla metálica en el interior de la cara y la órbita de su ojo izquierdo está destrozada.

Tal vez sea la suerte de verla viva lo que ha convertido este vídeo de algo más de un minuto en un grito común. En lo que va de año, según las cifras oficiales del Ministerio del Interior, 20 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas; 890 desde que se registran datos, en 2003. Eva, de 39 años, reclama más apoyo para acabar con estos números, cree que la justicia debería ser más dura, y la protección para las víctimas, mayor. Y ahora, aunque ella nunca denunció a su exmarido (que sí tiene antecedentes por delitos de lesiones y de conducción bajo los efectos del alcohol), anima a las demás a hacerlo: "Tengo coraje para deciros que todas las que estéis así, no os calléis". 

En España hay actualmente 450.719 casos de violencia de género, según los últimos datos del sistema de seguimiento integral del Ministerio (VioGén), 14 de ellos con riesgo extremo y 187 con riesgo alto. Desde el pasado 15 de febrero, tras un inicio de año que en febrero ya alcanzaba las 16 víctimas, funciona la DARAA (Detección Automatizada del Riesgo de Agresiones), un sistema informático para ayudar al VioGén a ser capaz de predecir y anticiparse a las agresiones; la herramienta detecta indicadores de riesgo que puedan poner en peligro la vida de la víctima de violencia, y de los menores a su cargo, y las notifica en tiempo real a través de correo electrónico al cuerpo policial encargado de su protección.

12.356 mujeres están desde febrero bajo el ojo de ese observador permanente, que ya supera el millar de alertas. Seguirá siendo insuficiente si no se atan el resto de hilos de esta manta desflecada y llena de mugre que es el panorama de la violencia de género en España. Durante 2016, 134.462 denunciaron ser víctimas de violencia de género; algunas más de una vez (el número total de denuncias que llegaron a los juzgados fue de 142.893).

Son 391 mujeres al día, de media, las que denuncian que su novio, su compañero, su marido o el que ya ha dejado de serlo, la maltrata, la somete y la humilla. Una de las primeras cosas que hizo Eva tras la paliza fue pedir información sobre cómo protegerse, y denunciar: "Nadie en este mundo se merece pasar por este calvario".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información