Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo que pensamos sobre el ‘Brexit’

Theresa May activa hoy la salida del Reino Unido de la Unión Europea, recuperamos algunos editoriales publicados sobre el tema

Theresa May tras una cumbre de la Unión Europea en Bruselasrn
Theresa May tras una cumbre de la Unión Europea en Bruselas REUTERS

Editorial: La UE frente al Brexit (22 de marzo de 2017)

No estamos ante una mera desconexión técnica. Theresa May ha endurecido el Brexit hasta convertirlo en un programa de ruptura, tras 40 años de pertenencia. Londres ha escogido el más áspero terreno de juego de la negociación. Ha elegido el tono, y solo puede esperar una respuesta firme. Atención, no “punitiva”, como lamentan sus voceros, sino proporcionada y simétrica a la que plantea. Y lo que ha planteado May es inaceptable. Hará bien en modularlo si quiere un divorcio amistoso y no cruel.

Editorial: Escocia frente al Brexit (15 de marzo de 2017)

Los escoceses votaron permanecer en Europa. Se comprende que su ministra principal, Nicola Sturgeon, quiera volver a consultar a los escoceses. Porque el acuerdo que Reino Unido ofreció con ocasión del referéndum de independencia, incluía —entre otros— el compromiso de una activa presencia británica en la UE, promesa rota con el Brexit. Y porque Londres ha desdeñado las sugerencias de Edimburgo, primero de un Brexit suave; después, de la permanencia escocesa en el mercado interior europeo

Editorial: Los daños del Brexit (11 de marzo de 2017)

El impacto del Brexit sobre la economía española va a ser duro. Los partidos, las instituciones políticas y los agentes sociales deberían ser conscientes de esta situación. Y para eso es necesario que el Gobierno, sin alarmismos pero sin edulcorantes, transmita la información básica disponible. A todos los efectos, el impacto mayor o menor sobre la economía española dependerá de cuál sea la dureza e intencionalidad de la negociación general entre Londres y Bruselas y, sobre todo, de que Madrid y Londres firmen un acuerdo o acuerdos transitorios para mitigar las consecuencias del Brexit.

Editorial: Sombras sobre el Brexit (11 de febrero de 2017)

No puede pasar desapercibida la oposición en bloque de los nacionalistas escoceses, que en modo alguno quieren secundar a May en su huida de Europa y que buscarán una vía para seguir disfrutando de los beneficios asociados a la pertenencia a Europa. El Brexit se dibuja así como una pérdida de derechos ante la que convendrá estar muy vigilante.

Editorial: Un Brexit extremista (18 de enero de 2017)

Lo esencial del programa de salida de la Unión Europea es la exclusión de Reino Unido del mercado de 500 millones de consumidores, que se reducirán a 65 millones más los que pudiese añadir mediante nuevos tratados comerciales: algo hipotético y arduo para un país que en cuatro décadas perdió la experiencia en este ámbito exclusivo de la Unión; que exige en cada caso años de negociación; y que afronta una tendencia proteccionista mundial adversa.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.