Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esperanza de vida de las mujeres romperá la barrera de los 90 años en 2030

El récord lo alcanzarán las surcoreanas, frente a los 88 años de las españolas y los 83 de las estadounidenses

Pilar Fernández, de 101 años, en el garaje de su casa en Ambas (Asturias). REUTERS

Hace muy poco, en el arranque del nuevo milenio, muchos investigadores creían que la esperanza de vida nunca superaría los 90 años, recuerda Majid Ezzati, profesor de salud pública del Imperial College de Londres. Pero aquellos expertos se equivocaron. La esperanza de vida al nacer de las mujeres surcoreanas en 2030 alcanzará los 90,8 años, según las predicciones de un equipo científico liderado por el propio Ezzati. Será la primera vez que se rompa la barrera de los 90 años. Y las mujeres de Francia (88,6 años), Japón (88,4) y España (88,07) ocuparían el segundo, tercer y cuarto lugar en esta clasificación del tiempo medio de vida.

La esperanza de vida de las españolas subiría 3,24 años en dos décadas, frente a un ascenso de 4,81 años en los hombres

El estudio analiza 35 países industrializados en los que hay buenas series de datos. La esperanza de vida al nacer respecto a 2010 subirá en todos ellos. En mujeres, destaca el aumento de 6,6 años en Corea del Sur y de 4,4 años en Portugal. En México, ascendería 4,05 años. En España, 3,24. En Estados Unidos, tan solo 2,1, hasta los 83,32 años, una diferencia de más siete años con las mujeres surcoreanas.

Las estimaciones de Ezzati, basadas en modelos estadísticos utilizados con éxito para la predicción del tiempo, son una buena noticia y al mismo tiempo una señal de alarma. Los actuales sistemas de salud y de pensiones no están preparados para este envejecimiento imparable de la población, según los autores del trabajo, que se publica hoy en la revista médica The Lancet.

Los hombres surcoreanos también presentarán la mayor esperanza de vida al nacer en 2030, con 84,1 años, seguidos de los australianos (84), los suizos (84), los canadienses (83,9), los neerlandeses (83,7), los neozelandeses (83,59) y, en séptimo lugar, los españoles (83,47).

La esperanza de vida de las mujeres romperá la barrera de los 90 años en 2030

En varones, destaca la subida de 7,5 años en Hungría y de 7 en Corea del Sur, respecto a los datos de 2010. En España, ascendería 4,81 años. En México, 3. Y Estados Unidos destaca de nuevo por sus malos datos: un aumento de tan solo 2,99 años, hasta los 79,5, casi cinco menos que los hombres surcoreanos.

Ezzati cree que sus resultados son una advertencia a los políticos en la era de la austeridad. “Los países con buenos datos de longevidad son aquellos que invierten en salud y asistencia sanitaria a lo largo de todo el ciclo de vida, desde la infancia, y son los que tienen sistemas más equitativos”, explica a Materia.

El estudio de The Lancet muestra que EE UU tendría en 2030 la esperanza de vida al nacer más baja entre los países ricos, similar a la de naciones de ingresos medios como México y Croacia. EE UU presenta la mayor tasa de mortalidad infantil y materna, la mayor tasa de homicidios y el mayor índice de masa corporal de todos los países ricos, según resaltan los autores.

"Necesitamos pensar en fortalecer los sistemas de salud y de asistencia social. Esto es lo contrario de lo que se está haciendo en la era de la austeridad"

“EE UU también es el único país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sin cobertura sanitaria universal y tiene la mayor proporción de necesidades de atención médica no satisfechas debido a los costes económicos”, recuerdan los científicos. Corea del Sur, por el contrario, pegaría un salto sin precedentes gracias a un crecimiento económico orientado a la mejora de la alimentación infantil y al acceso universal a la atención sanitaria, según los investigadores.

"El hecho de que seguiremos viviendo más significa que necesitamos pensar en fortalecer los sistemas de salud y de asistencia social, para apoyar a una población envejecida con múltiples necesidades sanitarias. Esto es lo contrario de lo que se está haciendo en la era de la austeridad", ha proclamado Ezzati en un comunicado del Imperial College. "También debemos pensar en si los actuales sistemas de pensiones serán suficientes o si tenemos que plantearnos retrasar la edad de jubilación".

El demógrafo mexicano Hiram Beltrán-Sánchez considera la nueva proyección “realista”, aunque habría esperado incluso “un estancamiento” en la esperanza de vida de EE UU, donde él trabaja en la Universidad de California en Los Ángeles. Además, recuerda, dentro del país hay desigualdades enormes. La esperanza de vida al nacer de un hombre negro en 2014 se reducía a 72,5 años, según las estadísticas oficiales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU.

Beltrán-Sánchez, fundador de la Base de datos de mortalidad en América Latina, destaca también que la brecha entre mujeres y hombres se reduce en los países industrializados. Tradicionalmente, los hombres han fumado más, han bebido más alcohol y han protagonizado más accidentes de tráfico, así que en promedio vivían menos. Ahora, los estilos de vida se asemejan más. “Muchas personas creen que las mujeres están capacitadas para vivir más, pero no es así”, explica el demógrafo.