Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos se lanza a la conquista de África

Mohamed VI multiplica sus giras antes y después de incorporarse a la Unión Africana

Mohamed VI en la cumbre de Etiopía que reunió a 54 miembros de la Unión Africana.
Mohamed VI en la cumbre de Etiopía que reunió a 54 miembros de la Unión Africana. REUTERS

El ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, llegó este lunes a Rabat y dijo que pretende apoyarse en Marruecos para que España amplíe su presencia en África. China ya se dio cuenta hace muchos años de que África es el continente con mayores recursos naturales y con menores medios para explotarlos. Marruecos, que nunca contó con el respaldo del petróleo, se ha convertido en el segundo inversor del continente, después de Sudáfrica. Y esa visión estratégica, que amenaza la existencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en la Unión Africana, se debe en buena parte al rey Mohamed VI.

En la cumbre de Etiopía en la que Marruecos regresó a la Unión Africana tras 33 años de ausencia voluntaria, el monarca afirmó que desde el año 2000, cuando llegó al poder, ha realizado 46 visitas a 25 países africanos. Ese frenesí de viajes, con casi mil acuerdos firmados en 16 años, desembocó en esa cumbre de Addis Abeba, donde Mohamed VI consiguió el respaldo de 39 de los 54 miembros de la Unión Africana, sin necesidad de votación. Apenas terminó de hablar y ya embarcó hacia Sudán del Sur. Y esta semana partirá de gira hacia Gana, Guinea-Conakry, Zambia, Costa de Marfil y Mali.

Esa red que va tejiendo Marruecos tiene un factor económico clave. Pero su objetivo es también aislar diplomáticamente al Frente Polisario y a la RASD, apartarla del único organismo internacional que la reconoce como Estado. Por si cabía alguna duda sobre las intenciones de Marruecos, el ministro delegado de Exteriores, Naser Burita, advirtió la semana pasada: “Marruecos no solo no reconoce y no reconocerá jamás esta entidad fantoche (la RASD), sino que redoblará sus esfuerzos para que la pequeña minoría de países, sobre todo africanos, que la reconocen aún, modifiquen su posición en el sentido de la legalidad internacional”.

Mientras tanto, el principal aliado del Frente Polisario, el presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, permanece recluido en su palacio presidencial por motivos de salud.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.