Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Qué país!

Frases como “le apodan el Messi de la física” para referirse a Juan Ignacio Cirac, cerebro del ordenador cuántico, dice mucho, mejor dicho, dice bastante poco, del respeto que se le tiene aquí a la ciencia. En el subconsciente de quien así titula habita un resabio carpetovetónico que nos delata como lo que somos: una potencia… turística. ¿Alguien, en su sano juicio, llamaría a Lionel Messi el Niels Bohr del balompié, a Cristiano Ronaldo el Samuel Beckett del área o a José Mourinho el Wassily Leontief del banquillo?— F. Javier Santos. Santiago de Compostela (A Coruña).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.