Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y Paloma Chamorro llamó hipócritas a los Smiths en la cara de Morrissey

Las entrevistas (o lo que fueran) de 'La edad de oro' eran únicas. Como esta de 1985 al grupo de Manchester

Paloma Chamorro
Paloma Chamorro entrevistando, entre cojines, a los líderes de los Smiths, Morrissey y Johnny Marr.

- "Paloma, ¿a ti te gusta el sexo?", pregunta Genesis P-Orridge, el líder del grupo londinense Psychic TV.
- "Mis opiniones creo que no deben formar parte de este programa... Te podría decir que soy frígida", responde Paloma Chamorro.
- "Pues yo no soy frígido", replica el cantante.

Esto es un día cualquiera en La edad de oro, el programa que Paloma Chamorro (que ha fallecido el 29 de enero de 2017) presentó en Televisión Española en los años ochenta. La periodista intentaba entrevistar al alocado y claramente bebido líder de esta banda londinense. Él apuraba chupitos de whisky y Paloma se esforzaba por sacar alguna respuesta coherente. Mientras, una niña rubia paseaba por allí. ¿Se imaginan hoy una escena en televisión tan transgresora como aquella? Improbable. 

"300.000 espectadores", informó Paloma Chamorro sobre el concierto de los Smiths. Fue en 1985, en el Parque de Camoens de Madrid. Todo el mundo estuvo allí, bebiendo leche de pantera


Paloma Chamorro no hacía entrevistas. Charlaba con sus invitados. Algunas veces los músicos iban bastante pasados. Era la época. Muchas eran entrevistas aduladoras, de seguidora. Era la época. Las entrevistas se hacían en unos lugares casi siempre repletos de cojines de colores llamativos. Los invitados retozaban cómodamente. Eran los ochenta.

El encuentro con los Smiths fue especial. El grupo de Manchester había ofrecido el que probablemente ha sido el concierto más masivo de su historia. Fue en mayo de 1985, en las castizas fiestas de San Isidro. El alcalde era Enrique Tierno Galván. En Madrid y gratis (qué tiempos). En el Parque de Camoens. 100.000 espectadores, 150.000, 200.000... Es difícil acertar. "300.000 espectadores", informó la propia Chamorro. Todo el mundo estuvo allí. Un servidor también. Aunque apenas recordamos cosas. Hay que ver el concierto de nuevo (lo transmitió TVE) para comprobar si la memoria recuerda algo de aquello. Muchos grupos se formaron después de ver a los Smiths en Camoens.

Encargamos a nuestros hermanos pequeños grabar el recital en cinta VHS. Todavía la conservamos. Quizá es el concierto de pop más recordado de los que se han celebrado en España. Los Smiths apenas vendían un puñado de discos en España. No llenarían en 1985 una sala de 2.000 personas. Pero había 100.000, 200.000... Se bebía leche de pantera y había que estar en los conciertos, ya fueran los Smiths, La Polla Records o Ramoncín.

Paloma Chamorro estaba allí. Después del concierto dio paso a una entrevista que realizó el día antes del recital con los dos líderes de los Smiths, Morrissey (vocalista y letrista) y Johnny Marr (guitarrista). Sí, Morrissey, hoy alérgico a las entrevistas. En aquella época tenía 26 años. Guapo, insultantemente moderno y juvenil, Morrissey ya se queja al comienzo de lo mal que se lleva con la popularidad: "Solo por el hecho de ser popular hay muchas presiones para hacer una serie de cosas que no las hago con naturalidad. Como grabar vídeos o viajar constantemente".

En un momento de la entrevista (minuto 3,57 del vídeo) Morrissey bosteza. Circunstancia dura para un entrevistador. ¿Se está aburriendo con mis preguntas? ¿O es solo la pereza de la estrella del pop? Da igual: lo ha hecho y está grabado. Lo va a ver todo el mundo.

Inmediatamente, Chamorro les hace una pregunta que parece inocente, pero no lo es tanto conociendo la arrogancia y el ego que ya destilaba Morrissey: "¿Estáis al tanto de la música que se hace hoy, aunque no sea la que más os guste?". "Sí, pero no de una forma obsesiva", responde Morrissey. Johnny Marr balbucea una rutinaria respuesta: "No queremos dar la impresión de que no nos gustan los grupos nuevos. La mayoría de las bandas nos parecen interesantes".

Es cuando Chamorro se ríe y dice: "Un poquito hipócrita te encuentro ¿eh? No sé si estás siendo del todo sincero". Morrissey alza una ceja, dice algo inaudible y Paloma recula y se disculpa: "Bueno, si no es verdad lo retiro...". Y la siguiente pregunta es: "¿Por qué odiáis los vídeos?". Morrissey acaba el encuentro pidiendo a sus seguidores que "no coman carne".

No eran entrevistas. Eran otra cosa. Y eran los ochenta. Todo podía pasar en La edad de oro...

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información