Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modelos de los 80, empresarias del siglo XXI

Kate Moss, Elle MacPherson, Cindy Crawford y Claudia Schiffer se han reinventado

John Casablancas con modelos de su agencia Elite.
John Casablancas con modelos de su agencia Elite.

Kate Moss, que acaba de cumplir los 43, ha abierto su propia agencia de modelos. Con este movimiento, se une al club de las supermodelos sin edad de jubilación que se convierten en empresarias y en el que están prácticamente todas sus colegas de generación. Elle MacPherson tiene una potente marca de lencería, Cindy Crawford una firma de muebles y objetos para el hogar y Claudia Schiffer lanzó con Schwarzkopf su línea de cosméticos. Sus carreras y sus perfiles son un producto directo de la llamada “guerra de las modelos”, un episodio que ahora se rememora en el documental John Casablancas. El hombre que amaba a las mujeres, que se ha estrenado en Netflix.

En 1977, Casablancas, un playboy hijo de catalanes emigrados, criado entre Suiza y EE UU, ya había triunfado con su agencia de modelos, Elite, en París, pero decidió expandir el negocio instalándose en Nueva York, hasta entonces terreno controlado por Ford. Como declaración de intenciones, fichó a la famosa booker de la agencia rival, Monique Pillard, y a su gerente, Jo Zagami. En su primer día de trabajo, se encontraron con un regalo de parte de su exjefa, la legendaria Eileen Ford: sendos ejemplares de la Biblia en los que había subrayado en rojo los pasajes referidos a Judas.

El gesto marcó el principio de lo que se bautizó como Model Wars, el choque que duraría hasta bien entrados los ochenta y cuyo resultado más notorio fue el nacimiento de la figura de la supermodelo, alguien que tenía que ver mucho más con el mundo del espectáculo que con la moda. El canal ABC planea una serie protagonizada por Andie McDowell y titulada Model Woman que también cuenta esta historia. Personajes no faltan. Durante esos años, Jerry Hall y Janice Dickinson, las dos modelos más importantes del momento, saltaron de Ford a Elite. Christie Brinkley, la representante de la belleza estilo cheerleader estadounidense que había sido uno de los grandes éxitos de Casablancas, hizo el viaje de ida y vuelta: de Elite a Ford y vuelta a Elite. La tercera agencia en discordia, Wilhelmina, perdió a Iman y más tarde a Gia Carangi, la modelo que sufrió problemas de drogadicción hasta que murió víctima del VIH en 1986 y a la que Angelina Jolie interpretó en el biopic Gia.

Portada de 'Vogue' con las modelos de Elite.
Portada de 'Vogue' con las modelos de Elite.

La prensa generalista, que hasta entonces no había prestado especial interés a las vidas y mucho menos a las carreras de las modelos, siguió todos esos fichajes y supuestas traiciones con avidez, en parte porque, reducida a su esquema más simple, la batalla era irresistible.

A un lado estaba Eileen Ford, la empresaria judía que había logrado labrarse un imperio y que trataba a “sus chicas” como si fuesen una extensión de sus cuatro hijos. Cuando no las acogía en su propia casa, como hizo con incontables modelos (entre ellas, durante una temporada, Judit Mascó), las instalaba juntas en pisos donde le resultaba más fácil tenerlas controladas. Sus contratos tenían cláusulas de comportamiento que les prohibían pernoctar y se decía que Ford obligaba a sus chicas a acostarse a las ocho de la tarde “para tener el cutis fresco al día siguiente”. Lo cierto es que junto a esos puntos, los contratos también incluían una paga estándar —de manera que la diferencia entre las estrellas y las novatas no era tanta— y condiciones laborales razonables, algo que luego saltaría por los aires.

En el bando opuesto se situaba el Casablancas, que se enorgullecía de que el logo de Elite recordase a un falo con sus dos testículos —lo cuenta, muy orgulloso, en el documental— y que se había inventado las “fiestas de la camiseta”, celebradas en clubes de París y Nueva York, y en las que todos los invitados tenían que acudir vestidos con camisetas de su agencia. Las modelos, solo con esa prenda. “Eileen me odia y yo también la detesto”, repetía en sus muchas apariciones televisivas el empresario, consciente de que toda publicidad, incluso la que parece mala, es publicidad.

El nuevo documental está basado en una serie de grabaciones que el empresario, fallecido de cáncer en 2013, cedió a su amigo Hubert Woroniecki, y por lo tanto es muy sesgado. De esa etapa y, sobre todo, gracias a su amistad y a sus innumerables escarceos amorosos con modelos sabía que estaban hartas de ser tratadas como niñas y, sobre todo, de cobrar poco y tener escaso poder de maniobra en los contratos. Él se inventó otro sistema y esbozó lo que llegaría a su eclosión en los noventa, con el estallido de las top models, cuando su modelo estrella, Cindy Crawford, situó su negocio en la MTV, la publicidad y el mundo del fitness, y, solo muy de vez en cuando, en las pasarelas. Cansado de los desplantes de Naomi Campbell a los clientes y a sus propios empleados, John Casablancas la expulsó de la agencia en 1993, pero en 1995 volvió a admitirla: cotizaba demasiado para que se la quedase la competencia.

John Casablancas, fundador de la agencia Elite con la que creó el término de
John Casablancas, fundador de la agencia Elite con la que creó el término de "supermodelo", en las calles de Nueva York en 1981. Jacques Silberstein

Cotización al alza

En esos años, las agencias trataban de atraer a las modelos con mejores condiciones. En poco tiempo, sus ganancias se dispararon globalmente en un 400%. Janice Dickinson, por ejemplo, cobraba apenas 750 euros al día en 1977 y para 1979 ya andaba por 2.500. La cosa no paró hasta que Linda Evangelista, otra estrella de Elite, dijo que no salía de la cama por menos de 10.000.

La guerra tuvo un curioso epílogo hace apenas unos meses cuando Kate Moss dejó Storm, la agencia que la había representado durante 28 años. La británica había permanecido fiel a Sarah Doukas, la fundadora de Storm que la descubrió en el aeropuerto JFK de Nueva York cuando tenía 14 años. Ahora, Moss ha fundado su propio negocio, Kate Moss Agency, y dice que está interesada en “algo más que caras bonitas” y que pretende “crear auténticas estrellas”. Al estilo Casablancas. De momento, no ha hecho ningún fichaje de perfil alto pero sí promociona nuevos talentos como el de Elfie Reigate, hija de una amiga que ya ha desfilado para firmas como Alexander McQueen.