Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarah Jessica Parker se divorcia de Carrie Bradshaw

La actriz estrena nueva serie y fortalece y expande su trabajo como empresaria en la industria de la moda

Sarah Jessica Parker en una escena de 'Divorce'.

“Interpretando a Carrie Bradshaw, pasé más tiempo a veces siendo ella y viviendo su vida que la mía”, confesaba Sarah Jessica Parker recientemente en algunas de las decenas de entrevistas que ha concedido estas semanas durante la promoción de Divorce, su última serie, estrenada en HBO en EE UU el pasado domingo entre críticas enfrentadas.

Sarah Jessica Parker, durante el rodaje de 'Sexo en Nueva York' en 2001.
Sarah Jessica Parker, durante el rodaje de 'Sexo en Nueva York' en 2001.

Sarah Jessica Parker ha sido Carrie, fue Carrie y aún es Carrie. Doce años después del final de Sexo en Nueva York, seis años después del estreno de la secuela en cines de la serie, la actriz y hoy empresaria de moda ha decidido regresar a la televisión para volver a pasar mucho tiempo en la piel de otro personaje, pero sin aún haber mudado de la de Carrie.

Divorce no podría ser más distinta a Sexo en Nueva York. Su personaje es una mujer de suburbio, casada desde hace 17 años que quiere divorciarse para vivir su vida. Sin embargo, las comparaciones son constantes hasta el punto de que la actriz ha dicho que si a alguien se parece su nuevo personaje es a Mr. Big y no a Carrie.

A Sarah Jessica Parker no le importan las comparaciones, ni que en cada entrevista vuelvan a preguntarle cuándo se reunirán de nuevo las cuatro amigas de Manhattan. “Sería una tonta si me molestara o me frustrara por eso”, ha dicho. Tiene muy claro que sin esa serie no estaría hoy generando tanto ruido con un nuevo programa, ni sus aventuras en la moda conseguirían tanta atención.

Convertida en un icono de estilo precisamente por su alter ego ficticio, lo primero que hizo fue lanzar una línea de zapatos, el adorado fetiche de Carrie. A los que les siguieron sus perfumes. Y ahora que los zapatos y la colección de belleza están asentados en el mercado, recientemente anunció la expansión de su imperio en la moda con una colección de Little Black Dress, que ella misma va a diseñar, fabricará “orgullosamente en América” y venderá en exclusiva en los almacenes Bloomingdale’s. Además lanza un sello editorial junto a Hogarth.

Todos estos han sido pasos que ha ido dando para dejar atrás su etapa como Carrie Bradshaw, para volver a convertirse de nuevo simplemente en Sarah Jessica Parker. Y Divorce es el fin y principio de una nueva era para la intérprete. O así lo quiere comunicar. Carrie fueron 13 años de su vida. “¿De qué mejor forma podría haberlos pasado?”, se preguntaba retóricamente estos días. “Pero ahora ha llegado mi momento de hacer algo más”, asegura.

Sarah Jessica Parker y su esposo.
Sarah Jessica Parker y su esposo. FilmMagic

Divorce es su gran regreso a la televisión. Pero también un intento de despedida de Sexo en Nueva York y una invitación involuntaria a la curiosidad por su vida privada. Porque la temática de la serie no solo ha buscado las comparaciones con su anterior show, también la han preguntado por su relación con Matthew Broderick, con quien 19 años casada y 25 de relación. Al también actor fue a quien le preguntó si podía volver a trabajar en televisión y vivir más la vida de otra persona que la suya. La respuesta fue sí, obviamente. Y ahora está en manos de Parker conseguir que esta nueva mujer, Frances, supere a Carrie.

Más información