Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres no son superheroínas

Flexibilidad, trabajo en equipo y pasión, claves para retener el talento femenino en las empresas

Panelistas del IV Foro Women Working for the World, celebrado en Madrid.
Panelistas del IV Foro Women Working for the World, celebrado en Madrid.

Flexibilidad, trabajo en equipo y pasión por el proyecto en el que se está involucrado son elementos clave para retener el talento femenino en las empresas, según las panelistas del IV Foro Women Working for the World, celebrado el pasado jueves en Madrid. Las empresarias protagonistas del evento organizado por la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar animaron a las mujeres a creer en sus capacidades y destacaron la importancia de la educación para generar desarrollo sostenible e inclusivo, superando la desigualdad de género.

“¿Por qué no se entiende a la madre que llega tarde a la reunión del colegio, y al padre sí?”, se preguntó Rafael Fontana, director ejecutivo del despacho de abogados Cuatrecasas Gonçalves Pereira. “Las mujeres, además, sienten culpabilidad por el retraso”, agregó. Fontana destacó que los países emergentes empiezan a igualar a los ricos en porcentaje de mujeres en puestos de responsabilidad y alabó la creciente presencia femenina en política, pero admitió que la cuestión de la igualdad de género sigue siendo “un problema cultural que requiere tiempo y esfuerzo de todos".

“¿Por qué no se entiende a la madre que llega tarde a la reunión del colegio, y al padre sí?”, se pregunta Rafael Fontana

“No somos superhéroes”, aseguró Mariana Norton, socia del mismo despacho. La abogada portuguesa invitó a las mujeres a no tirar la toalla ante los difíciles retos de la conciliación familiar, a salir de las zonas de confort y a ponerse constantemente a prueba. “Veo mucho talento femenino que se pierde porque las trabajadoras se rinden sin siquiera intentarlo”, dijo. “Hay que saber pedir ayuda”. Las mujeres, según ella, cuentan con “un alto sentido de responsabilidad y son muy autoexigentes” y además de estos obstáculos internos, tienen que hacer frente a barreras impuestas desde el exterior. “El hombre progresa en un entorno de trabajo porque se considera que va a ser muy bueno”, opinó. “La mujer, en cambio, tiene que demostrar mucho”.

La consejera delegada de Bankinter en España, María Dolores Dancausa, se siente privilegiada por no haberse topado nunca en su carrera con obstáculos de este tipo. Actualmente, el 51% de la planta de personal de su banco está compuesto por “mujeres que se han ganado el respeto". La ejecutiva es consciente de que aún queda mucho camino por recorrer para conseguir la igualdad, pero está convencida de que la cruzada más eficaz, en las escuelas, se llevó a cabo con éxito y “lo demás es cuestión de tiempo”. Para ella, las cotas de paridad “hacen mucho daño a la causa”, pero se mostró optimista respecto al futuro, destacando que los avances tecnológicos están ayudando mucho a facilitar la conciliación.

María José Álvarez, presidenta del grupo Eulen, coincidió con las otras panelistas en subrayar la importancia de la formación para lograr la independencia. Las mujeres representan el 72% de la plantilla de su empresa y ocupan el 49% de los puestos de mando, aunque siguen siendo pocas las que acceden a los escalafones más altos. El grupo, que ofrece servicios de limpieza, mantenimiento y servicios auxiliares para empresas, lucha por la “dignificación del trabajo femenino” en un sector en el que el empleo informal está muy extendido. “Lo que puede parecer una nimiedad, como pagar por transferencia, contribuye a que una mujer sea independiente. Si abre una cuenta bancaria, podrá disponer de su propio dinero”, dijo Álvarez, aunque reveló que en algunos países, como por ejemplo México, aún existen ciertas reticencias.

En Congo cada 10 minutos una mujer sufre una violación y en Colombia, cada 14

El empoderamiento de las mujeres está íntimamente vinculado al desarrollo económico del país, insistió Catalina Escobar, presidenta de la fundación colombiana Juan Felipe Gómez Escobar. La experta recordó que aún existen marcadas diferencias de salarios según el género [el informe 2014-2015 de la Organización Internacional del Trabajo sitúa esta brecha entre un 4% y un 36%, un porcentaje que crece cuanto más alta es la remuneración], pese a que distintos estudios demuestren que cuando las mujeres disponen de mayores ingresos, se dispara la productividad de la nación.

Un 35% de las mujeres en el mundo, destacó, es objeto de algún tipo de violencia, un porcentaje que en algunas regiones se incrementa hasta el 70%. Se estima que en Congo cada 10 minutos una mujer sufre una violación y en Colombia, cada 14. Sin embargo, en este país sudamericano apenas el 5% de las víctimas denuncia y la Justicia se pronuncia solo sobre el 3,7% de los casos. Colombia también encabeza la clasificación regional por las cifras de embarazos adolescentes (una de cada cinco adolescentes entre los 15 y los 19 años es madre o estuvo embarazada, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud, de 2010), un factor que condena las mujeres a la exclusión y la pobreza.

Más información