Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kanye West se enreda con la raza

El músico incendió Twitter al anunciar que solo aceptaría mujeres multirraciales en el 'casting' para el nuevo desfile de su firma Yeezy

El desfile otoño invierno 2016 de Yeezy en Nueva York.
El desfile otoño invierno 2016 de Yeezy en Nueva York. PIXELFORMULA / SIPA/SIPA / Cordon Press

Una vez más, Kanye West ha puesto Twitter en pie de guerra. El 3 de septiembre anunció en su cuenta oficial que un día después tendría lugar en Nueva York el casting de modelos para la presentación de la cuarta colección de su firma Yeezy. Y el mensaje, en el que pedía que solo acudieran “mujeres multirraciales” —también se requería que no llevaran maquillaje—, no dejó a nadie indiferente. Al momento le llovieron respuestas, en su mayoría muy críticas con el trasfondo excluyente del llamamiento. Ciertos usuarios dieron por hecho que el rapero estaba discriminando a las mujeres negras. "Hmm... solo mujeres multirraciales. ¿Eso incluye las de piel oscura o solo las de piel clara?”, tuiteaba una usuaria. Otros interpretaron que tampoco las blancas eran bienvenidas. “¿No se permiten chicas blancas? Extraño”, planteaba otra réplica. Y algunos cuestionaban cómo determinaría West la etnia de las candidatas y se preguntaban con ironía si tendrían que aportar “una prueba de ADN”. Pese al ruido mediático (o tal vez gracias a él), la controversia no disuadió a la multitud de aspirantes que se personaron en el lugar y hora señalados con la esperanza de poder participar en un evento que tendrá lugar el miércoles 7 de septiembre en el marco de la Semana de la Moda de Nueva York, y se retransmitirá en directo por la cadena de televisión E! Network.

Tras una serie de tentativas que no entusiasmaron a la crítica y una colaboración con Nike que terminó en 2013, Yeezy es la incursión de West en el mundo del diseño mejor valorada hasta la fecha. Presentada bajo el paraguas de Adidas en febrero de 2015, incluye calzado deportivo —que suele agotarse en cuanto se pone a la venta— y una gama de prendas de inspiración callejera. El pasado febrero, el ganador de 21 Grammy convirtió su último desfile de Yeezy en un espectáculo de masas en el que presentó por sorpresa su séptimo disco, The Life of Pablo, ante una audiencia de unas 18.000 personas. Aquel show tampoco fue ajeno a la polémica, pero por motivos diferentes. Según se hizo público, el cantante impuso a las modelos una lista de 38 normas que incluían reglas como “no establecer contacto visual” o “no intentar parecer cool”.


Pese a todo, la colaboración entre Adidas y West parece estar funcionando para ambos, hasta el punto de que el pasado junio la firma deportiva alemana anunció una ampliación en los términos del contrato. “Le he dicho a Anna (Wintour) que mi sueño es ser el director creativo de Hermès al menos unos años”, dijo al presentar su colección de otoño hace seis meses. Si apunta así de alto en una industria que no logra sacudirse las acusaciones de falta de diversidad, el hecho de excluir a un porcentaje significativo de modelos por motivos de raza parece un movimiento poco afortunado.