Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un anuncio en Sevilla

Un anuncio en Sevilla.

Soy Emilio Escribano, cómico, y me encontraba en Sevilla rodando un spot para la Junta de Andalucía. El porqué me habían escogido a mí, siendo manchego, me lo explicó mi primo y representante de la siguiente manera por Whatsapp:

EMILIO TU AHORA ERES EL COMICO DE MODA TODOS TE QUIEREN BESAN EL CULO.

Mi primo es alguien que no se molesta en conjugar bien los verbos (no te digo ya puntuar las frases) cuando escribe mensajes con sus deditos, pero que sí se esfuerza en dejarme claro...

LES HE SACAR UNA PASTA CABRONAZO 30000 LEUROS

...que es un hacha negociando los trabajos. De la gramática pasa, pero los ceros sí los escribe con esmero.

El anuncio en cuestión consistía en aparecer subido a lomos de un caballo blanco, vestido de esmoquin, recortado sobre el barrio de Triana y, sonriendo, decir la siguiente frase: Solo hay un lugar en el mundo donde me siento un galán... ¡Andalucía!

Parece fácil ¿no?, pero tengamos en cuenta dos detalles sin importancia:

1. Debía pronunciar la frase con acento andaluz occidental.

2. Cada vez que lo intentaba, el caballo relinchaba o bufaba. O las dos cosas a la vez.

Siete letras. Cada uno de los dos orificios de la nariz de las caballerías: Ollares.

30.000 euros, eso ocupaba mi pensamiento a la vez que imaginaba posibles formas de asesinar a mi primo: le apretaba la cabeza metiéndole los pulgares en las cuencas de los ojos, le empujaba por un precipicio, le disparaba con una cerbatana...

No sé si les he contado que de los 30.000 euros que gano él se lleva un 20%. Ese es SU porcentaje, o sea: 6.000 euros.

6.000 euros por contestar al teléfono y escribir un mail. Y mientras yo intentaba hablar con un acento ajeno, vestido como en un especial de noche vieja, encaramado a un animal esquivo, él estaba en el sofá de su casa rascándose los huevos.

También lo estrangulaba con una corbata con dibujos de Goofy.

Además, mi primo se ha rapado las sienes, se ha hecho tupé, lleva barba y luce dos tatuajes

Hubo una época en la que mi primo solo tenía un traje y era de Massimo Dutti; él lo llamaba el traje de las bodas. Ahora viste que parece Neymar Junior. Además se ha rapado las sienes, se ha hecho tupé, lleva barba y luce dos tatuajes: una sirena en el omoplato y unos caracteres chinos en el antebrazo. Con este último hubo cachondeo; él pidió la leyenda "Amor verdadero", pero le escribieron: "Me pica el culo". Refrendado por varios chinos. Hubo cachondeo sí, pero ahora no se puede sacar el tema.

Por fin pude decir la frase sin que el caballo me pisara, pero en el último momento al animal le temblaron los cuartos traseros, cabeceó y nos alejamos de la marca, saliéndonos de plano. Así que tampoco valió, y era la número 37. El director decidió hacer un break y aprovechó para llevarme a un aparte.

—Emilio, lo vamos a dejar; tenemos una toma de las del principio que yo creo que nos vale.

—Pero... ¿está limpia mi frase? El caballo no ha parado de relinchar.

—¡Claro! Eso es lo que te quería comentar. Mira, yo soy muy amigo de Jorge Cadaval, el de los Morancos ¿Lo conoces?

—Sí, he coincidido con él en algún programa...

—Es un tío espectacular.

—Sí, es simpático, sí.

—El caso es que hemos pensado que, si no te parece mal, te doble la frase.

Siete letras. Sorprendido, aturdido, de modo que no acerté a hablar: Turbado.

—Eh... No sé... Esto... Bueno... Y ¿por qué no la doblo yo?

—Porque él va a clavar el acento, hazme caso, va a quedar muy bien.

—Tengo que comentarlo con mi representante...

—Ya hemos hablado con Luismi, tu primo, y nos ha dado el ok.

¡LO MATO DE VERDAD!

—Vale, pues...

—¿Te parece bien? Perfecto. ¡Hemos terminado!

La gente aplaudió entusiasmada. Me pareció que el puñetero caballo sonreía. No tardé ni un segundo en llamar al cretino en cuyo brazo pone en chino que le pica el culo.

—¡Luismi! ¿Qué has hablado con esta gente? Ahora mismo les llamas...

—¡Emilio! -su apestosa voz sonaba metálica-. ¡Te he conseguido un protagonista en la próxima película de Fernández Mallo!

—¿Qué?

—Sí, macho, empiezas la semana que viene.

AMO A MI PRIMO.