Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La carretera más peligrosa

En India se producen un 10% de las muertes en accidentes de tráfico del mundo. Su caótico tráfico sin señalización, así como la falta de asistencia médica a tiempo son algunas de las causas

Un autobús abarrotado en Leh (India). Ver fotogalería
Un autobús abarrotado en Leh (India).

"India es otro mundo". Es la frase que repiten aquellos que han viajado al país asiático alguna vez. Moverse por las carreteras indias también es como hacerlo en otro planeta. En el asfalto conviven vehículos motorizados, peatones, animales, rickshaws —pequeños vehículos ligeros de dos ruedas que se desplazan por tracción humana capaces de moverse por lugares insospechados—, autorickshaws, que son la versión motorizada de los primeros, bicicletas e incluso carretas de bueyes.

Con más de 1.300 millones de personas, India es el segundo país más poblado del mundo, aunque según la ONU, en 2022 superará a China en el primer puesto de la tabla y llegará a albergar al 19% de la población mundial en 2050. La superpoblación del subcontinente indio y más aún en las ciudades donde se concentra un tercio de los habitantes hace que las carreteras del país sean consideradas de las más peligrosas del mundo. En ellas se produce cada año el 10% de los fallecimientos por accidentes viales del mundo.

Los adelantamientos sin usar los intermitentes sino el claxon. La señalización con los brazos para poder pasar. Motocicletas destartaladas que aguantan estoicas a tres o incluso cinco personas que intentan mantener el equilibrio. Los innumerables atascos. Son escenas que empeoran la ya de por sí caótica circulación en ciudades como Bombay, Nueva Delhi, Bangalore o Hyderabad.

En palabras del ministro de Transporte, Nitin Gadkari, los accidentes matan a más gente que el terrorismo o los desastres naturales. Según las cifras presentadas por el Gobierno indio, en 2015 fallecieron 146.133 personas —el equivalente a la población de Teruel— en los más de mil accidentes diarios que tienen lugar en las carreteras del país. Es en Bombay donde se produce el mayor número de accidentes aunque Delhi, la capital, registra más muertes. La Organización Mundial de la Salud (OMS), suspende a la India en materias como la normativa de límites de velocidad, el alcohol al volante o la protección de los menores que viajan en los vehículos.

Y muchos fallecimientos podrían haberse evitado. Según la Save Life Foundation, la mitad de las víctimas se habría salvado si hubiera recibido asistencia médica a tiempo. En países como España la omisión de socorro está penada por ley en España, pero en la India es probable que nadie se pare a ayudar a las víctimas. Parece cruel, pero el miedo a ser presionados a pagar los tratamientos de la persona herida, ser falsamente implicados o tener que asistir a juicio deja a los heridos en los arcenes a merced de que llegue la ambulancia, si es que puede acudir. Con la campaña Good Samaritan Law (La ley del Buen Samaritano) la organización ha logrado que la Corte Suprema permita a las personas que asistan a heridos de tráfico no revelar su identidad en los hospitales ni tener que enfrentarse a ningún tipo de pago ni responsabilidad penal.

El debate en el país sobre introducir la educación vial como asignatura en las escuelas aun está en una fase inicial aunque desde el Institute of Road Traffic Education, trabajan en más de quinientas escuelas para que los más pequeños y también los profesores aprendan sobre las normas de circulación básicas y los buenos comportamientos al volante y como peatones. Algunos jóvenes se convierten en ayudantes de los agentes del tráfico por unas horas para asistir a los peatones y personas mayores y además concienciar sobre la importancia de la seguridad vial.

Los peatones son junto con los ciclistas la mayoría de las víctimas mortales en India y desde el Plan Global que han puesto en marcha las Naciones Unidas en el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 para reducir la siniestralidad en las carreteras el foco de atención está puesto especialmente en ellos. En India iniciativas como los pasos de peatones en 3D, —una ilusión óptica para que los conductores se vean obligados a reducir la velocidad— junto con proyectos de mejoras en las infraestructuras como la visibilidad en los cruces y la educación vial son algunos de los proyectos con los que se pretende disminuir las cifras y que las carreteras indias sean más seguras. Otras propuestas como limitar el tráfico de bicicletas y otros vehículos de dos ruedas en 174 calles de ciudades como Calcuta pretenden disminuir los accidentes aunque muchos ciudadanos están en contra. Las bicicletas son el único medio de transporte para muchos indios y en Calcuta cada día se producen más de dos millones y medio de trayectos en bicicleta. Además este tipo de iniciativas hacen que aumenten los niveles de contaminación por lo que van en contra de la tendencia de hacer las ciudades más sostenibles y verdes.

Para circular por India además se necesita una dosis extra de paciencia ya que los atascos son contantes en el país y la circulación lenta hace que se tarden horas en recorrer distancias a las que se podría llegar en la mitad de tiempo. Una alternativa son las bicicletas o cualquier vehículo de dos ruedas con los que los ya expertos conductores pueden meterse por cualquier callejuela o moverse sin dificultad entre el trafico —con el peligro y siniestralidad que conlleva—. Govind es enfermero y optó por moverse en bicicleta en la ciudad de Varanasi. Combina a la perfección la precisión tanto para curar heridas como para esquivar a los vehículos que se va encontrando en su camino, su anterior trabajo como conductor de autorickshaw le avala para moverse entre la jungla de asfalto. Con su bicicleta blanca perfectamente señalizada como vehículo de emergencia sanitaria y un impoluto dhoti a juego recorre las principales calles de Varanasi en el distrito de Uttar Pradesh visitando a los enfermos con menos recursos que viven en las calles de la ciudad. La bicicleta le permite llegar con mayor rapidez a las emergencias y atender a más personas enfermas a lo largo del día.

Las carreteras rurales del norte de la India, cerca de la cordillera del Himalaya registran un alto número de accidentes debido al mal estado de las carreteras y a las condiciones meteorológicas adversas. Según el Gobierno Indio, las áreas rurales concentran más del 50% de los accidentes y las carreteras secundarias, en peor estado, hacen que el número de fallecidos y heridos sea más elevado en áreas rurales que en las zonas urbanas del país.

Con más de 8.000 estaciones de tren, 115.000 kilómetros de ruta y 23 millones de pasajeros al día, hacen del ferrocarril indio uno de los mayores sistemas de transporte en todo el mundo. Tiene la red mas extensa de Asia y lleva en funcionamiento desde 1853. Está considerado como uno de los mejores medios de transporte para moverse en el país cubriendo largas distancias en pocas horas aunque tampoco se libra de la siniestralidad.

Con estas cifras no sorprende que la red de ferrocarril sea la primera fuente de consumo de electricidad del país. La afluencia de viajeros va en aumento y por este motivo el Ministerio de Ferrocarriles junto con el programa de Naciones Unidas por el Desarrollo (PNUD) están llevando a cabo proyectos para una mayor eficiencia energética. El objetivo: llegar a funcionar con energías renovables en 2020.

Más información