Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Melania Trump, nuevo icono de moda

Agotado el vestido blanco que la exmodelo y esposa del candidato republicano lució en la conferencia de Cleveland

Melania Trump
Donald Trump y su esposa Melania. AFP

Melania Trump empieza a crear tendencias. La esposa del candidato republicano a la Casa Blanca se estrenó en la convención del partido con un traje blanco que en solo unas horas se ha agotado. El modelo lo escogió ella misma sin la ayuda de ningún estilista. Lo adquirió en el portal Net-a-porter, según explicó un portavoz de la campaña republicana. El traje, el modelo Margot de la firma Roksanda, cuesta 1.500 dólares (unos 1.360 euros). Roksanda Ilincic es el diseñador de origen serbio que está detrás de la etiqueta Roksanda.

De 46 años, Melania es la antítesis del magnate en cuanto a personalidad se refiere: es extraordinariamente discreta, siempre mantiene un tono sosegado y evita a toda costa verse involucrada en polémicas. Se casó con Donald Trump hace 11 años y en este tiempo se ha mantenido lo más alejada posible de los focos, cediéndole el protagonismo a Ivanka, hija del primer matrimonio del multimillonario y una de sus principales asesoras.

Melania Knauss creció en un modesto apartamento de un pueblo cercano a Sevnica (Eslovenia), que entonces formaba parte de la República Federativa Socialista de Yugoslavia (RFSY), disuelta en 1992 tras la Guerra de los Balcanes.

Después de comenzar su carrera de modelo en Milán y París, se mudó a Nueva York en 1996. Cinco años más tarde obtuvo la residencia permanente y, en 2006, se hizo estadounidense.

Melania es extremadamente cuidadosa a la hora de hablar sobre su vida matrimonial con Trump, a quien conoció en una fiesta de la Semana de la Moda de Nueva York en 1998. "Los dos somos muy independientes. Yo le dejo ser quien es y él me deja ser quien soy. No intento cambiarlo, es un adulto. Él conoce las consecuencias. Yo le doy mi opinión muchas, muchas veces", explicó en febrero en una entrevista con CNN, en la que confesó que no le gusta el tono duro que usa su marido.

De ganar Trump, Melania no sería la primera exmodelo que pisa la Casa Blanca, Pat Nixon y Betty Ford también lo fueron.

Más información