Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Para vender música: vídeo con famosos

Fergie es la última cantante en sumarse a la tendencia de Madonna y Taylor Swift

De izquierda a derecha: Devon Aoki, Tara Lynn, Chrissy Teigen, Fergie, Ciara, Angela Lindvall y Gemma Ward en el videoclip 'M.I.L.F Money'.
De izquierda a derecha: Devon Aoki, Tara Lynn, Chrissy Teigen, Fergie, Ciara, Angela Lindvall y Gemma Ward en el videoclip 'M.I.L.F Money'.

Una década después de su último lanzamiento musical en solitario, Fergie, exvocalista de The Black Eyed Peas, ha vuelto a ocupar titulares con la publicación de su nuevo vídeo. Y no lo ha hecho porque la crítica se haya rendido a sus pies, sino por el tono sexual del polémico videoclip, M.I.L.F Money, en el que Kim Kardashian y varias modelos como Amber Valletta, Isabeli Fontana y Alessandra Ambrosio hacen el papel de madres supersexies. Los cameos de famosos como este son cada vez más habituales, una estrategia en un momento en el que lanzar un vídeo viral es cada vez más importante para alcanzar el éxito.

FuckYoPhotoShop #CorsetLife M.I.L.F.$

Un vídeo publicado por KimKanyeKimYe (@kimkanyekimyeofficial) el

Con su vuelta, parece que Fergie es consciente de que ha perdido posiciones en un panorama musical que en nada se parece a su último lanzamiento. De repente las reinas del momento son las jóvenes y exitosas Selena Gomez y Taylor Swift; y la omnipresente Beyoncé, que no deja de reinventarse. Con la decisión de la cantantee de tirar de amigas famosas para promocionar su nueva canción parece querer recuperar la atención de sus fans. De hecho, la presencia de Kim Kardashian ya ha levantado su polémica particular reavivando el debate sobre el uso de Photoshop en su imagen. El videoclip se publicó la semana pasada en YouTube, donde ya acumula más de 26 millones de reproducciones.

En el vídeo, Jon Kortajarena hace de repartidor de leche con una furgoneta en la que está escrito "M.I.L.F: Moms I'd like to follow (Madres a las que me gustaría seguir)". En su vehículo recorre un vecindario donde va encontrándose a varias madres (interpretadas por supermodelos) que desempeñan sus tareas de una forma muy sensual. Según Fergie, es un homenaje a las mujeres "que lo hacen todo: tienen una carrera, una familia y unas aficiones y encuentran tiempo para cuidar de ellas mismas y sentirse sexies".

Kim K. and Chrissy T.

Una foto publicada por M.I.L.F. $ (@milf.money) el

La cantante y también madre, de 41 años, no es la primera en contar con un elenco de celebrities para participar en su videoclip. Hace apenas un año Madonna ya dio mucho que hablar al publicar el vídeo de la canción Bitch I'm Madonna, en el que aparecía una lista interminable de famosos. No faltaba nadie: desde Rihanna hasta Kanye West, pasando por Miley Cyrus, Katy Perry, Nicky Minaj y Jennifer Lopez. Y todos repetían la frase: "Bitch, I'm Madonna". Con el vídeo —un divertido lipdub lleno de colores que propone al espectador el reto de identificar a tantas celebrities como pueda—, Madonna consiguió, una vez más, la visibilidad que se proponía: acumula ya 198 millones de visualizaciones.

Es, sin duda, una fórmula que funciona. Por algo Swift puso frente a las cámaras a sus amigas Gigi Hadid y Cara Delevingne para Bad Blood. Hay otros incluso que lo han llevado un paso más allá. Para el rapero Kanye West ni siquiera es necesario que la colaboración sea en carne y hueso. En su último lanzamiento, Famous, el rapero utilizó figuras hiperrealistas de cera de Donald Trump, Bill Cosby, George W. Bush, Rihanna, Anna Wintour y Taylor Swift, entre otros. La imagen que ha llamado la atención de todo el mundo es un plano cenital en el que se ve a los famosos tumbados, desnudos y aparentemente dormidos en una única cama enorme. Aunque la curiosidad ha llevado a varios millones de personas a ver el vídeo en Internet, la polémica no ha tenido la repercusión que el rapero esperaba: ni demandas ni quejas de los protagonistas. Solo Lena Dunham, la actriz y productora de Girls, se ha pronunciado al respecto para decir que le parece "nauseabundo".