Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rubén Darío paraguayo

Rubén Darío Avalos lee un libro en su casa.
Rubén Darío Avalos lee un libro en su casa.
El tocayo del poeta del verso azul, de 11 años, lee a Platón y escribe para olvidar que sufre una enfermedad incurable.

En realidad no se trata del poeta del verso azul y la canción profana, sino del pequeño escritor paraguayo Rubén Darío Avalos (Encarnación, 2004), quien a sus 11 años ya es autor de tres libros de narrativa: Encuent[r]os con Rubén (2015), Sensación de pureza (2015) y Las cartas y otros cuentos impredecibles (2016). Rubén Darío fue uno de los escritores invitados a la Feria del Libro de La Rinconada (Sevilla), donde, al igual que Javier Cercas, Eduardo Mendicutti, Eva Díaz Pérez, Juan Carlos Méndez Guédez y Edmundo Paz Soldán, mantuvo un encuentro con los lectores donde habló de sus inicios, sus proyectos y sus autores favoritos. Rubén Darío es tan feliz leyendo y escribiendo que lo último que uno pensaría es que padece una enfermedad extraña e incurable.

Rubén Darío sufre histiocitosis, una disfunción del sistema inmunológico que provoca la formación de tumores por diferentes órganos del cuerpo. La enfermedad le fue diagnosticada en Sevilla, adonde vino a tratarse después de fracasar otras terapias en Brasil y Argentina. Incapaz de soportar al mismo tiempo unos dolores tan intensos y unos fármacos demasiado potentes para su edad, Rubén Darío halló consuelo en la lectura. Así, de los libros de animales y mitología pasó a los clásicos griegos y latinos, y de ahí a Cervantes, Poe, Borges, García Márquez, Roa Bastos y Vargas Llosa. Si la lectura fue sanadora, comenzar a escribir fue providencial, porque la venta de los libros de Rubén Darío sirve para financiar los gastos de su estancia en Sevilla, donde vive con su madre y cursa el 5º grado en el colegio San José Obrero.

“¡No me gusta Harry Potter!”, exclama Rubén Darío cuando uno le pregunta por títulos infantiles o juveniles. “Ya me leí las aventuras de los Caballeros del Rey Arturo y El señor de los anillos, y un niño que solamente hace magia no me interesa”, remacha. Conversar con un niño de 11 años que argumenta por qué le gusta Platón y que visita colegios y asociaciones para impartir charlas de superación personal que le brindan la ocasión de vender sus libros se me antoja sobrecogedor, pues a Rubén Darío no deberían escucharlo niños de su edad, sino más bien esos adultos que se rinden ante las adversidades más insignificantes. Cada 15 días Rubén Darío recibe quimioterapia intravenosa que refuerza diariamente con otras dosis de mantenimiento en comprimidos, y así, durante sus ateridas vigilias, lee, hace los deberes y escribe sin pausa “porque cuando escribo es como si no estuviera enfermo”.

La próxima novela de Rubén Darío se titulará Mi ajolote y yo, y tratará sobre cómo las mascotas pueden ayudar a los niños a combatir el acoso escolar. Como la histiocitosis afecta a 1 de cada 200.000 niños, Rubén Darío ha titulado su autobiografía Uno entre doscientos mil. Los libros de Rubén Darío Avalos pueden conseguirse a través de su web www.rubenavalos.com. El poeta del verso azul y la canción profana estaría orgulloso de su pequeño tocayo de Encarnación, el Rubén Darío paraguayo.