Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia activa la máquina de asustar turistas

Las alertas terroristas y la ola de protestas golpean al mayor negocio del país

Turistas leen los carteles que indican que el Museo del Louvre permanecerá cerrado para proteger las obras de zonas en riesgo de verse inundadas.
Turistas leen los carteles que indican que el Museo del Louvre permanecerá cerrado para proteger las obras de zonas en riesgo de verse inundadas. EFE

Suena increíble, pero el país con más turistas del mundo —84 millones al año— ha activado frenos ante tan suculento negocio (el 7% del PIB). Los atentados recientes, la abundante presencia militar y policial en las calles o el estado de excepción, por no hablar de las inundaciones, son causas objetivas que influyen para que lleguen a París un 56% menos de japoneses que el año pasado en las mismas fechas. O un 35% menos de rusos y un 24% menos de italianos.

Los franceses hasta pueden comprender, a regañadientes, que Washington advierta a los suyos del “alto riesgo de potenciales atentados” durante la Eurocopa o el Tour.

Lo que no entienden es que sean los suyos los que metan miedo a los turistas. El jefe de los espías, Patrick Calvar, ha dicho que “Francia es hoy, sin duda, el país más amenazado” y que se esperan atentados con bomba en lugares con mucho público. La Eurocopa y el Tour están a la vuelta. El Gobierno ha creado diez llamadas fans zones para apiñar a los hinchas. La de París, junto a la Torre Eiffel, acogerá a 92.000 personas. “Un riesgo añadido”, airea el expresidente Nicolas Sarkozy.

Huelgas, bloqueos, manifestaciones, un coche policial en llamas y refinerías a bajo rendimiento se pasean por portadas de todo el planeta. Hasta el transportista oficial de la Eurocopa —la SNCF, la Renfe francesa— hace huelga y los pilotos de Air France la convocan para los primeros días de la Eurocopa. “Los acontecimientos sociales y las escenas de guerrilla en pleno París difundidas por el mundo refuerzan el sentimiento de miedo”, se queja Frédéric Valletoux, presidente del Comité de Turismo de París.

Las reservas en zonas de París han bajado el 20%. El primer ministro, Manuel Valls, ha salido al rescate para afirmar que a Francia “se puede venir con tranquilidad” y que más de 100.000 agentes cuidarán de la seguridad en la Eurocopa. Cierto, pero para algunos es tarde. Pensaron que se les exigía ser valientes para llegar hasta la Torre Eiffel.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.