Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anand exhibe sus colmillos

El pentacampeón derrota a Aronián y lidera junto a Kariakin a falta de cinco rondas

El Tigre de Madrás ya no muestra la fiereza y rapidez de reflejos que causaban pavor en su juventud, pero su sabiduría le hace aún muy peligroso en situaciones de aparente tranquilidad. Viswanathan Anand, de 46 años, amenaza con ganar de nuevo el Torneo de Candidatos tras batir a Levon Aronián en la 9ª ronda, mientras Anish Giri y Fabiano Caruana empataban un combate épico de siete horas y 96 movimientos.

Viswanathan Anand, durante una partida del Torneo de Candidatos de Moscú
Viswanathan Anand, durante una partida del Torneo de Candidatos de Moscú

El pentacampeón del mundo sorprendió al armenio con una de las aperturas más tranquilas que existen, la Italiana (o Giuoco Piano), con el fin de lograr una pequeña pero duradera ventaja de espacio. Y a partir de ahí el tigre se convirtió en una boa que -al estilo de sus predecesores Smyslov, Petrosián o Kárpov- fue constriñendo a su víctima hasta que dejó de respirar. Ciertamente, Aronián pudo defenderse mejor, pero eso es mucho más fácil de decir que de hacer cuando el reloj aprieta y quien está sentado enfrente exhibe un virtuosismo técnico muy difícil de contrarrestar.

Este será, probablemente, el combate más duro del Torneo de Candidatos 2016 en Moscú.
Este será, probablemente, el combate más duro del Torneo de Candidatos 2016 en Moscú.

Esa victoria tan llamativa no debería eclipsar la extenuante lucha entre Giri y Caruana, quien llegó armado hasta los dientes pero –según él mismo explicó después- se hizo luego un lío después, mezclando diversas variantes de su preparación casera. Esta vez no cabe criticar al joven holandés: consciente de la imperiosa necesidad de ganar, tras ocho empates, si quiere ser el retador de Carlsen, aceptó el reto y se la jugó. El resultado fue una posición con cuatro peones blancos de ventaja pero un juego muy peligroso de piezas negras. Giri devolvió primero dos de esos infantes, y más tarde el tercero para quedarse aún con una posición preferible. Pero la aireada posición de su rey y la habilidad del ítalo-estadounidense para mantener siempre una gran actividad de contrajuego propiciaron un empate épico. Es verdad que Giri pudo ganar con 24 Re1, porque así lo indican las computadoras, pero esa jugada es mucho menos humana que la realizada por el holandés.

Giri hubiera logrado una ventaja decisiva con 24 Re1!, pero su jugada, 24 Td4, es mucho más propia de un jugador humano.
Giri hubiera logrado una ventaja decisiva con 24 Re1!, pero su jugada, 24 Td4, es mucho más propia de un jugador humano.

Fue la mejor jornada de las nueve disputadas hasta ahora porque incluso los jugadores ya descartados mostraron la deseable combatividad que aumenta la emoción y el interés, en lugar de una actitud derrotista que podría incluso adulterar el desenlace. Hikaru Nakamura sacrificó la calidad (diferencia entre una torre y una pieza menor) en plena apertura contra la habitual defensa India de Dama de Serguéi Kariakin, quien se vio impelido a devolver el regalo de inmediato para no sufrir serios problemas. También acabó en empate tras una lucha feroz el duelo entre Véselin Topálov y Péter Svídler, después de que el búlgaro desperdiciase una sencilla combinación que ganaba en el acto.

A falta de cinco rondas, cuatro candidatos están separados por sólo medio punto, y el quinto, Giri, aún no está descartado, sobre todo si muestra el arrojo de ayer ante Caruana y no el conservadurismo a ultranza de las rondas anteriores. Las dos próximas rondas tendrán dos focos principales: uno, sobre Anand, que se enfrentará consecutivamente a Caruana y Kariakin; el otro, sobre Aronián, quien debe confirmar su buena forma (a pesar de su derrota de ayer) ganando al menos una de las dos partidas con blancas frente a Topálov y Svídler. Además, la resistencia física y nerviosa pasará a ser un factor fundamental.

Clasificación: 1º-2º Kariakin y Anand 5,5 puntos; 3º-4º Aronián y Caruana 5; 5º Giri 4,5; 6º Svídler 4; 7º Nakamura 3,5; 8º Topálov 3.

Más información